edición: 2702 , Martes, 23 abril 2019
03/02/2009
BELVEDERE

Zapatero cambió los sofás por sillas pero el incómodo era él

Alfonso Pajuelo

Otra ilusión óptica, una más.  Primero se reunió con economistas, después con expertos y, finalmente, con banqueros, hasta tres veces, Para nada. Ayer no fue un encuentro cordial y cercano en un marco amigable, cómodo, con sofás y mesa central de tertulia. Cambió el escenario por otro frío, destartalado, improvisado, mesas de cristal y sillas. Zapatero quería marcar distancias empecinado en un mensaje irresponsable haciendo recaer sobre la banca una responsabilidad que no le corresponde. Los banqueros se sentaron y escucharon pero no hubo bronca, sólo conciliación colaboradora. Den más crédito y nosotros asumimos el aumento de riesgo, vino a decir Zapatero, y ya era hora; por ahí tenía que hacer empezado. Pero no fue casualidad que allí no ocurriera nada porque Miguel Martín había sacado el hacha de guerra unas horas antes preparando el terreno para que La Moncloa se lo pensara dos veces si quería seguir haciendo demagogia.
Miguel Martín tuvo la suerte de estar en el lugar preciso a la hora justa. El lugar, el Congreso de los Diputados, donde se celebraba una jornada parlamentaria del Grupo Socialista sobre la crisis. La hora, la justa para que el mensaje llegara fluido a los medios de comunicación y La Moncloa tuviera tiempo de asimilarlo.

La AEB, en plan institucional, había dicho a través de su presidente que el Gobierno había actuado tarde y mal en la crisis financiera. Y no lo disculpó al afirmar que si las autoridades no actuaron a tiempo fue porque no sabían cómo resolver la actual crisis y no porque no supieran sus causas. Declaración de guerra o simple aviso, el caso es que dio resultado. Sólo falta que Vegara deje de repetir hasta el aburrimiento que el Gobierno está listo para intervenir bancos si fuera necesario, un mensaje innecesario que sólo servía para sembrar dudas, de forma intencionada posiblemente.

El caso es que los bancos ya sospechaban que Zapatero les iba a utilizar para darse un baño de firmeza y autoridad abroncándoles por negarse a dar el crédito que necesita la economía. Todos los que entienden algo de economía ya sabían que no es así pero la acusación es populachera y la ciudadanía parecía dispuesta a “comprarla” por aquello de echar la culpa a alguien, alguien que en este caso todavía gana mucho dinero. Y si le echan la culpa a la banca, no se la echan al Gobierno.

Preparados como estaban, no es casualidad que Martín saliera a la palestra con una agresividad hasta ahora desconocida. Y parece que tampoco fue casualidad que Santander adelantara resultados (ver Bariones). No le iban a permitir a Zapatero salirse con la suya en una jugada política destructiva. O por lo menos, no lo iban a permitir sin plantar cara. Y no pasó nada. Una vez más.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...