edición: 28267 , Jueves, 17 octubre 2019
30/08/2010
Todo es susceptible de empeorar según Economía

Zapatero exige 'optimismo económico' ante la huelga general

Las calificadoras avanzan más tensión para la deuda española para los próximos días
Juan José González

El presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, tuvo que escuchar la semana pasada las conclusiones del informe de coyuntura que con carácter extraordinario ha elaborado la secretaría de Estado de Economía. El resultado no es bueno: se mantienen los mismos problemas que hace un mes, a finales de julio, con tan sólo un amago de ‘brote verde’ en la estabilidad de los precios en las últimas emisiones de deuda pública realizadas por el Tesoro. El presidente, atento a dos movimientos de política económica de sus colegas alemán y francés en el mes de agosto, intentará presentar, antes de la huelga general del próximo 29 de septiembre, un paquete de nuevas medidas económicas destinadas a transmitir mayor optimismo al sector empresarial ante el freno en la caída del empleo que, según el citado informe de coyuntura, se espera para los próximos meses.

Pero la vicepresidenta Económica, el secretario de Estado de Economía y el presidente no se ponen de acuerdo. Los dos primeros, con escaso entusiasmo, intentan frenar la fuerza política que el jefe del Ejecutivo pretende imprimir en el nuevo curso que comienza en septiembre, y que tendrá centrada toda su atención en el plato fuerte de los presupuestos. Salgado y Campa trataron, parece que sin mucho éxito, convencer a Zapatero que han surgido nuevas dudas que no lo eran en julio, pero que los mercados se han encargado de poner al día a lo largo del mes de agosto. Dudas sobre la recuperación de la primera economía mundial, que viene a confirmar que el debate en EE UU sobre el mantenimiento o la retirada de los estímulos a la economía sigue abierto, o lo que es lo mismo; que la polémica terminológica entre los funcionarios del Gobierno -que llaman recaída a una salida en cámara lenta de la crisis- y los políticos –que aseguran que no hay recaída sino salida lenta de la crisis- mantiene en empate técnico a ambos bandos.

El presidente del Ejecutivo español mantiene frente a sus dos máximos responsables económicos que en Europa ya no se habla de eso, ni mucho menos. En Europa -se asegura que piensa convencido el presidente- el debate entre austeridad y vuelta a la actividad, esta superado. Y para ello no hay más que fijarse en el paso hacia delante de la Canciller alemana Angela Merkel quien al final, y con mayores apoyos políticos, ha logrado imponer el criterio de austeridad en los próximos presupuestos del Estado así como el establecimiento de políticas de ahorro e inversión para el siguiente, es decir, para el de 2012. En Francia, Nicolas Sarkozy se adelantó al resto de colegas europeos y anunció a mediados de agosto, a través de su ministra de Economía, un plan de austeridad en las cuentas públicas que reducirá la inversión en los próximos presupuestos que presente ante las cámaras legislativas.

Sin embargo, Zapatero, en un acceso de optimismo, ha dejado claro a sus ministros económicos que hay que pisar el acelerador, que es preciso adelantarse al resto de países europeos para salir del ‘pelotón de los torpes’ donde parece que quieren ubicarle los economistas de The Economist, Financial Times y The Wall Street Journal, así como sus homólogos políticos de Europa. El presidente español comienza el curso político con el optimismo y seguridad que le dicta su convencimiento de que la solución a todos los problemas se encuentra en la gestión eficaz de la política económica. A lo largo de los dos últimos meses, el Ejecutivo ha evitado en todo momento el enfrentamiento dialéctico con su banco central, el Banco de España. Éste, al igual que el resto de bancos centrales europeos y que el BCE, predica austeridad y control en las cuentas públicas, especialmente en los próximos trimestres.

Pero en Moncloa apuntan en otra dirección y mantienen que el informe de coyuntura económica de Economía de agosto, sólo consigue alimentar alarmas que jugarán a favor de los sindicatos que convocan la huelga general a finales de septiembre. Salgado y Campa no logran convencer a Zapatero de que el escenario económico a partir de septiembre no es mejor que el anterior a agosto; que los potenciales problemas de sectores como el financiero y la construcción apenas se han movido en los últimos treinta días -por poner el plazo de un mes-, y todo ello sin contar con las presiones sobre la deuda pública, la cual vivirá en breve, cuando se cumplan las amenazas de recorte en la calificación –rating- que las agencias Moody´s y Standard & Poors ya han adelantado para fechas próximas, nuevos episodios de tensión y, por tanto, de subida del riesgo-país y, por tanto, del encarecimiento de las emisiones de deuda.

A partir del miércoles, y con una nueva reunión del equipo económico del Gobierno prevista para esta misma semana, se podrá conocer si triunfa la tesis del optimismo presidencial o la del realismo –pesimista- de quienes ven y sienten las cifras de la economía, de Salgado y Campa, un dúo en apuros, hoy incapaces de lograr un cambio en la política económica del Gobierno. Mientras tanto, 4,6 millones de parados mantienen intactas sus esperanzas de seguir en la misma situación en la que estaban en el mes de julio.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...