edición: 28267 , Jueves, 17 octubre 2019
21/12/2011
Los ahorradores no olvidan nunca los fracasos del parqué

Zoido anima a las cajas a cotizar y a las familias a invertir

Las cuotas participativas de la CAM, nefasta vacuna para el ahorro familiar

Juan José González
El presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME) Antonio Zoido, se entiende que en un ejercicio de buena voluntad y mejor ánimo, y ante un concurrido auditorio de informadores de economía, alentaba ayer a las cajas de ahorros a que acudieran en bloque al mercado bursátil, emulando así al “movimiento histórico”, según sus palabras, de Caixabank, Bankia y Banca Cívica, un movimiento que sirvió como colofón a su transformación en entidades bancarias.

Zoido recomienda, siguiendo la buena experiencia de las tres citadas -tres buenas experiencias, sin duda- a que el resto siga la misma “pauta”. Sin embargo, para que esta recomendación surta efecto, o sea completada en la práctica, se necesita que el ahorro financiero de empresas y familias demande sus títulos. Y aquí el mejor ánimo del responsable de BME tropieza con el último episodio que no necesita memoria -un fiasco fresco- como es la pérdida de todos los ahorros de los cuotapartícipes de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM), entidad que ha pasado a manos de Banco Sabadell.

Pero en las manos de los accionistas de la caja alicantina, ya no hay nada de nada y tras esta fallida experiencia será difícil asegurar el éxito de próximas citas bursátiles. Y es que acudir en busca del ahorro familiar en tiempos de escasez monetaria, de crisis de liquidez, se ha convertido en una costumbre, en práctica recurrente. Las familias españolas cuentan, según las últimas cifras ofrecidas por BME, con un 22% de acciones de Bolsa, y en ese importante porcentaje se encuentran una buena parte de sus ahorros, de los que el 60% corresponden a la aportación de las unidades familiares a la colocación de Banca Cívica y de Bankia.

La apelación al ahorro financiero de las familias, debería contar con algo más que sugerencias y recomendaciones, de modo que se diera una correspondencia entre la demanda de ese ahorro con destino al mercado bursátil -y, por tanto, a la financiación de, en este caso, las entidades financieras- y la garantía o al menos, seguridad limitada de que inversores privados, pequeños ahorradores como los de la CAM, no se conviertan de la noche a la mañana, en propietarios de un derecho sin contenido ni valor económico como las cuotas participativas de la CAM.
 
Seguramente el resto de entidades financieras, antes cajas de ahorros, que se han transformado en bancos, tendrán entre sus planes eso que Zoido señalaba la Bolsa como un espacio físico donde las cajas pueden asegurar su futuro. Para ello, basta con tener en cuenta un dato significativo de la potencialidad que ofrece el mercado bursátil, pero también, la fuerza determinante del ahorro financiero familiar en el mercado de valores: en los seis primeros meses del presente año, los hogares españoles contaban con una capacidad de financiación de la economía de 9.000 millones de euros, cifra que equivale al 3,7% del PIB.

De ahí que no extrañe el interés de la sociedad del mercado de valores (BME) en allegar cajas de ahorros a un mercado cuyo crecimiento y desarrollo puede ser financiado con cargo a los ahorros de empresas como también de los particulares, de las familias. Es el caso de Bankia y Banca Cívica, dos ‘nuevos’ bancos, dos ‘viejas’ cajas, que lograron algo más de 3.000 millones de euros mediante las ofertas públicas de venta de acciones.

Pero es que además, no sólo lograron financiación las tres nuevas cajas –principalmente dos, Bankia y Banca Cívica- si no que entre ampliaciones y nuevas admisiones, el mercado bursátil logró que acabaran en este mercado nada menos que 37.000 millones de euros desde enero hasta noviembre pasado. Se trata de cifras récord porque son las más elevadas de los últimos años y porque se producen en un entorno de difícil coyuntura económica, en el que las empresas reclaman seguridad para sus inversiones. Esa misma seguridad es que reclama el ahorro familiar que pretende acudir al mercado y que no consigue borrar de la memoria las pérdidas, la ruina, de los cuotapartícipes de la CAM.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...