edición: 2940 , Viernes, 3 abril 2020
La postcrisis, la hora de la consolidación final

El mapa bancario nacional no está cerrado y la pandemia es una oportunidad

logo Liberbank, Unicaja, Abanca, Sabadell... entran en ese perfil de candidatos que pueden aprovechar la coyuntura para agotar las sinergias de una operación de fusión

Juan José González
Estos días varios líderes bancarios recuerdan aquellas palabras en boca de la subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, a propósito de las vías disponibles del sector bancario español para mejorar la cuenta de resultados. Delgado fue directa y tajante al afirmar que una de las escasas alternativas que le queda al sector es la reducción de costes. La referencia, en realidad, venía a cuento de algunos movimientos que se habían detectado en el sector y que no eran más que aproximaciones y tanteos de aspirantes para llevar a cabo fusiones. Delgado, obviamente, conocía (y conoce al detalle) todos estos movimientos y quizá su primera manifestación ("escasas alternativas para mejorar las cuentas") estaba relacionado con un parón en esos movimientos de los aspirantes que, de forma inesperada, desaparecieron por arte de magia en los dos primeros meses del año. Hoy se sospecha que ya estaban descontando la pandemia y que sería cuestión de meses que esta fuera un hecho, como así ha sido. Cabe preguntarse si los entonces candidatos a fusionarse echaron el freno por la coyuntura difícil que se les venía encima, porque de la misma se desprenderían oportunidades interesantes o por otros motivos que seguramente desconocen las autoridades. Lo cierto es que la coyuntura de la pandemia (la postpandemia) a nadie se le oculta que traerá oportunidades (lamentables) para reducir empleo y oficinas y que pueden ser aprovechadas, como sugería la subgobernadora para mejorar las cuentas.
Leer más...

La caída del comercio internacional hunde las tarifas y amenaza la continuidad del sector naviero  

logo Las empresas cancelan viajes con el objetivo de preservar la tesorería porque se navega a pérdidas

Carlos Schwartz
Las navieras oceánicas intentan mantener el flujo de la carga entre naciones y continentes, mientras los gobiernos a escala global pretenden sostener en pie a las empresas y la actividad económica de los países en una creciente parálisis en medio de la epidemia Covid-19. La suspensión abrupta de la producción industrial en países decisivos en el ciclo económico a escala internacional como China y Estados Unidos, ha desencadenado una caída de la demanda de petróleo, y materias primas como la bauxita, el mineral de hierro, el cobre, y el carbón que son los minerales que transportan las navieras que operan a granel. Esta situación ha afectado al tráfico de contenedores también, aunque en mucho menor medida al transporte en buques petroleros por la caída de los precios del crudo que ha llevado a algunos países a comprar para sus reservas a muy bajo precio. También entra en esta cuenta la demanda de buques para aparcar el crudo que no cabe en los depósitos en tierra firme al borde de su capacidad. La demanda ha caído y las cadenas de suministro están en situación de estrés. La caída en la producción de coches ha afectado a las fábricas de partes y componentes para el sector que han reducido de forma radical producción. Las navieras especializadas en el transporte de automóviles han iniciado la reducción de plantillas. La agencia de calificación Moody's ha cambiado la perspectiva de la naviera danesa AP Moeller Maersk, bajándola de estable a negativa, pero manteniendo su calificación de Baa3. “El rápido y creciente desarrollo de la epidemia de coronavirus, el deterioro de las perspectivas económicas, la caída de los precios del crudo, y la declinación del precio de los activos, están creando un choque de crédito severo y extendido a través de muchos sectores, regiones y mercados. El efecto combinado de estos elementos sobre el crédito no tiene precedentes.
Leer más...

Toque de Tentenublo

ERE para nuestra clase política

Si hoy (o ayer o mañana...) hicieran una encuesta al público sobre las preocupaciones de los españoles resultaría en primer lugar la salud, por supuesto. Pero surgen las dudas sobre la segunda y tercera: será el paro o el desempleo o la incompetencia y el cinismo de la clase política. No debe extrañar a nadie que incluso el cabreo de hoy que subyace en el ánimo del pueblo hacia la clase política se sitúe en algún momento por encima de la salud. Días de ERTE para todo el orbe, autónomos exprimidos y despreciados. Días de rendición de cuentas al fisco, de cumplimiento de obligaciones tributarias. Días de echar cuentas, muchas cuentas.

Echando cuentas me salen cerca del medio millón de políticos que venimos pagando desde hace mucho tiempo, demasiado, y hoy con mayor sufrimiento. Resultan ser el doble que los que pagan los italianos o poco más del doble de los que soportan con sus impuestos los alemanes (evito comparaciones). Al tratarse de días de echar cuentas bien podrían ocurrírseles a las autoridades más progres que jamás haya tenido España, delimitar la utilidad de los empleos de los políticos: si en cada sesión de control del Gobierno sólo basta con los 30 de los grupos parlamentarios, ¡hágase un ERTE al resto! Es lo que sucede en el resto del sistema. Y aprovechar, de paso, para que algunos, muchos, casi todos, no salgan nunca del ERTE y se queden en el ERE. Mejor, en su casa. El sistema de representación democrática sigue funcionando (de aquella manera) igual. Pero sería más justo y solidario.

Leer más...

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...