edición: 2970 , Miércoles, 20 mayo 2020
Sin descartar un rescate del BCE

La nueva morosidad obligará a BBVA, Sabadell y Liberbank a tomar decisiones drásticas

logo La limpieza de balances de la anterior crisis sitúa al sector bancario español en una buena posición para afrontar la nueva debacle de la morosidad, aunque no parece suficiente

Juan José González
Regresa con fuerza la amenaza de la morosidad al sector bancario (para algunos nunca se ha ido), una maldición o una variable constante en la relación fija de problemas que dan vida al negocio bancario. A modo de recordatorio, de la anterior crisis financiera de 2008, grosso modo, se identificaron en los balances de la banca española unos activos tóxicos por volumen de 195.000 millones de euros cuya recuperación se daba por perdida o, al menos, se presentaba muy complicada. La banca se puso manos a la obra y tras ventas de activos, más o menos aceleradas unas y excesivamente lentas las otras, se lograron recuperar (a pérdida, claro) unos 98.000 millones de euros que, posteriormente, ascendieron a 132.000 millones (todas estas cifras recogidas en un documento de uso interno del supervisor que, indebidamente, llegaron a un miembro de la comisión de Economía del Congreso de los Diputados). Sacar de los balances tal cantidad de activos, en su mayoría (el 98%) créditos hipotecarios, se pagó muy caro en el sector, especialmente en dos grandes entidades que terminaron con sus responsables máximos destinados a otras funciones menores. La limpieza de los balances era entonces un asunto que no precisaba discusión ninguna en las reuniones de consejo (de administración) sino que era una prioridad con mayúsculas para la dirección en tanto que estaba dañando gravemente la solvencia de la banca.
Leer más...

Thyssenkrupp lucha por su supervivencia poniendo en marcha un duro plan de reestructuración

logo El grupo se propone reducir plantilla hasta en 20.000 trabajadores y busca una fusión siderúrgica

Carlos Schwartz
El consejo del diversificado conglomerado alemán, Thyssenkrupp, intenta salvar al grupo que tiene como accionista de referencia a la Fundación Thyssen con el 21% y a dos fondos activistas en su capital, Elliott y Cevian. Éstos llevan librando una batalla oportunista en beneficio de sus intereses por la generación de caja mediante la liquidación de activos y reducción de dimensiones. Sin embargo, el severo vuelco a peor de la economía internacional al acelerar la crisis la Covid-19, ha alineado los intereses de los fondos con las posibilidades de supervivencia del grupo. El plan de reestructuración anunciado por la consejera delegada Martina Merz incluye la venta de activos que generan unos 6.000 millones de euros al año, incluyendo su planta de acero inoxidable en Italia y su unidad de ingeniería industrial para plantas llave en mano. El plan prevé la reducción de la plantilla del conglomerado en hasta 20.000 trabajadores. La división de siderurgia del grupo ha generado pérdidas por casi 500 millones de euros en el último semestre contable de la empresa, que cierra su año financiero en septiembre. La situación de la siderurgia se ha complicado a raíz de la crisis desatada por el coronavirus porque ha virtualmente paralizado al sector que es central en la demanda de chapa de acero en Europa, el automóvil.
Leer más...

Toque de Tentenublo

Ribera se impone con energía

Como una mancha de aceite de extiende poco a poco y con el oportuno silencio la influencia del Gobierno en el sector energético. Interviene desde hace algún tiempo mediante medidas excepcionales como en el caso del suministro energético, los peajes que pagan las redes o los contratos de suministro. Con la coartada de paliar los efectos económicos de la pandemia, desarrolla una calculada estrategia mediante decretos puntuales y medidas urgentes que siempre tienen un hilo conductor, un apartado expreso o guiño exclusivo a la luz, al gas o a los carburantes. Y bajo la sombra de ofrecer su protección a la ciudadanía, Ribera ha impuesto su ley con órdenes directas, injerencias, a las compañías del sector energético.

Ahora toca utilizar la ley de Cambio Climático para entrar a saco en las energéticas de la electricidad y del gas, en este caso, Red Eléctrica y Enagas, de modo que estas queden atadas de pies y manos para evitar cualquier tentación de movimientos corporativos. Son compañías reguladas cuyas actividades están sujetas por ley a una supervisión administrativa, pero que ahora, a raíz de la nueva ley de Cambio Climático, deberán informar al Ministerio detallando planes e intenciones, tanto de la matriz como de sus filiales, lo que llaman en el sector comunicación para obtener "permiso materno". No se queda ahí la intervención de Ribera, pues esta impone también su control sobre las dos compañías para evitar que compras políticamente inconvenientes molesten los planes empresariales del Ejecutivo de Pedro Sánchez. El río ya había dado muestras de un ruido conocido antaño, implícito en el espíritu nacionalizador del partido. Ruido que en su día no consintió Jordi Sevilla y por el que no dudó en renunciar ante el acoso machacón de Teresa Ribera. Pues habrá más ruido.

Leer más...

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...