500 millones de euros para ‘hacer amigos’ entre los países de interés comercial para España

Javier Ardalán
El Ministerio de Industria cuenta desde ahora con un fondo para apoyar la internacionalización de empresas, que concederá préstamos y créditos para proyectos de interés para los países socios de España y para la política comercial española. Para este ejercicio es más que posible que el fondo pueda contar con cerca de 500 millones de euros.

El pleno del Congreso de los Diputados ha aprobado la Ley de Reforma del Sistema de Apoyo a la Internacionalización de la empresa española, tras ratificarse las enmiendas incorporadas en el senado, que hace desaparecer el Fondo de Ayuda al Desarrollo (FAD), creado en 1976, al tiempo que delimita los fondos que contribuyen a la internacionalización de las empresas y los que sirven para la cooperación al desarrollo.

Hasta ahora el FAD tenía como objetivos contribuir al desarrollo económico y social de los países beneficiarios de la financiación, así como promover la internacionalización de la economía española. Los recursos del fondo comprometidos y desembolsados en cada ejercicio con cargo al Fondo para la Internacionalización de la Empresa (FIEM)  no se computarán como Ayuda Oficial al Desarrollo.

Para evitar que los préstamos incrementen un incremento excesivo de la deuda externa de los países receptores, en el caso de países con problemas financieros de sobreendeudamiento (países HIPC, por sus siglas en inglés), será el Consejo de Ministros el que dé el visto bueno a las operaciones.

Por lo que se refiere a los proyectos con seguro de crédito por cuenta del Estado, gestionados por la Compañía Española de Seguros de Créditos a la Exportación (CESCE), se analizará cada operación en relación al nivel de endeudamiento del país de acuerdo con lo previsto en la Ley del 7 de diciembre de 2006, Reguladora de la Gestión de la Deuda Externa, y las directrices y Recomendaciones de los organismos multilaterales.

Asimismo, y en el caso de países pobres altamente endeudados (HIPC en sus siglas en inglés), el texto contempla que sólo se podrán asegurar operaciones de exportación a medio y largo plazo con garantía soberana y por cuenta del Estado cuando la Comisión Delegada del Gobierno para Asuntos Económicos así lo autorice.  En estos casos, y para esos países, la Comisión Delegada valorará la naturaleza del proyecto, la relevancia del mismo desde el punto de vista de la internacionalización, y el impacto del crédito objeto.

El FIEM podrá conceder financiación sin garantía soberana a deudores públicos y privados dentro de los límites y con las condiciones que se determinen reglamentariamente. Es decir, la financiación no necesariamente deberá generar deuda pública externa para con España por parte de los países receptores de la financiación.

El Fondo FIEM otorgará una atención especial a los sectores con mayor valor añadido y contenido tecnológico, y se plantea el apoyo preferente a los proyectos que supongan la transferencia de equipos y tecnología, y aquellos que contribuyan a mejorar o potenciar la inversión de nuestras empresas en el exterior.

No obstante, quedan fuera de la protección del FIEM las operaciones de exportación de material militar, policial o "susceptible de doble uso" para ejércitos, fuerzas policiales o de seguridad, o servicios antiterroristas.

Este fondo trata de impulsar la competitividad en el exterior, ampliando los conceptos para recibir financiación oficial, por lo que se apoyará no sólo aquellas operaciones que contribuyan directamente a la exportación de bienes y servicios españoles, sino también las consideradas de especial interés en la estrategia de internacionalización de la economía española.

En definitiva, a través del FIEM, el Estado otorgará créditos concesionales a otros gobiernos o administraciones extranjeras para apoyar la internacionalización de las empresas españolas.

Con la aprobación de la ley, además de crear el FIEM, también se ha aprobado la creación del Fondo de Promoción del Desarrollo (FONPRODE), que será dirigido por el Ministerio de Asuntos Exteriores.