PITOS para Almirall por recurrir a la vieja treta de utilizar uno de sus productos, al igual que en su día hizo Zeltia con su Yondelis, y mover la cotización –el juego produce bandazos- para divertimento de especuladores e “informados”.