El sistémico es FG

BBVA deja de ser banco sistémico. Buena noticia sin duda para el banco y también para sus accionistas. Aunque pinta mejor aún para el público y ese sistema, víctima siempre bien protegida y por el que penan las autoridades. Sistema ahora y a buena hora liberado de avatares y derivas del volandero y tornadizo González.

Para la ocasión, bien se podría decir que FG está que se sale. Y tanto, como que el Consejo de Estabilidad Financiera ha tenido a bien considerar que los riesgos del banco no son tales, y que, según los mismos queda ahora más libre de sobresaltos y amenazas. Líbrase de esta forma el tal sistema (que debemos ser todos, o casi) de un peligro latente, en ocasiones inminente, en otras amenazante, como es el banco del veterano González.

Pero más se libra y licencia el banco y su aparato al disfrutar de menos riesgo, menor recargo de capital y, por ello, líbrase también de una buena parte de la siempre incómoda supervisión de extraños, a la par que de los costes que por esta tuviere.

Ahora, con el horizonte de la supervisión más despejado, pero con toda la desconfianza del sector, que no es poca, tan sólo le resta situar al banco en el camino de una estrategia racional, finalizar ese ajuste permanente, dejar de embestir a los molinos, teniendo a otro por enemigo real (que no es ni nunca fue el Santander de aquel don Emilio) cuando el auténtico adversario no era otro, si no la ausencia de una estrategia de futuro propia o, lo que es lo mismo, tener claro hacia dónde debe ir el banco.

Una duda que el Consejo de Estabilidad deja sin resolver: cuando declara que el banco deja de ser sistémico ¿incluye también a su presidente?