Bélgica lleva al HSBC a los tribunales por ayudar a evadir impuestos

La fiscalía acusa al banco de asesorar a clientes del sector de los diamantes para no pagar.

La justicia belga ha acusado a la filial suiza del banco británico HSBC en el país de los delitos de fraude fiscal organizado, blanqueo de dinero, organización delictiva y ejercicio ilegal de intermediario financiero, según ha anunciado la fiscalía de Bruselas.

La justicia belga sospecha que HSBC ayudó a centenares de clientes privilegiados, sobre todo a empresas y personas relacionadas con el comercio de diamantes en Amberes, a evadir impuestos. Para ello, ponía a su disposición sociedades offshore, situadas en particular en Panamá y las Islas Vírgenes, que no tenían ninguna actividad económica y cuyo único objetivo era esconder los activos de los clientes.

Alrededor de un millar de contribuyentes belgas podrían estar implicados en el caso por un importe total de varios miles de millones de dólares trasferidos a estas sociedades entre 2003 y la actualidad. El perjuicio para el Estado belga por la evasión de impuestos se estima en varios centeneres de millones de euros. A partir de ahora, los directivos y trabajadores de HSBC Private Bank serán convocados para ser interrogados próximamente por el juez de instrucción y los investigadores.