Bruselas autoriza con condiciones la fusión de las filiales británicas de France Télécom y Deutsche Telekom

La Comisión Europea autorizó ayer con condiciones la fusión de las filiales británicas de los operadores de telefonía France Télécom (Orange UK) y Deutsche Telekom (T-Mobile UK). Para resolver los problemas de competencia que provocaba la operación, las empresas cederán una cuarta parte del espectro que controlan conjuntamente en la banda 1.800 MHZ, que es una de las tres bandas utilizadas actualmente en Reino Unido para las comunicaciones móviles.

Además, las compañías han firmado un acuerdo revisado para compartir la red con el operador 3UK, que es el explotador más pequeño de la red móvil de Reino Unido y está controlado por Hutchison Whampoa. De esta manera, según Bruselas, se garantiza la presencia en el mercado británico de un número suficiente de competidores.

En estas condiciones, el Ejecutivo comunitario considera que la operación ya no tendrá un impacto negativo sobre la competencia.

"Estoy satisfecho de que hayamos logrado resolver rápidamente los problemas de competencia en esta operación, en estrecha colaboración con el Estado miembro afectado", afirmó el nuevo comisario de Competencia, Joaquín Almunia, en un comunicado.