La posición de liquidez roza los 30.000 millones

CaixaBank sacrifica beneficio trimestral para dotar de una vez los 2.400 millones de provisiones

Los recursos propios computables han ascendido a 17.641 millones, con un excedente de 6.862 millones sobre el requerimiento mínimo regulatorio
ICNr

CaixaBank ha ganado en el primer trimestre del año 48 millones de euros, un 84 % menos que en el mismo período de 2011. Pero la caída tiene premio porque la entidad ha decidido absorber íntegramente en ese periodo el total de las necesidades de dotaciones exigidas por el Gobierno, de 2.436 millones de euros. El resultado es lo único que retrocede de manera significativa porque el resto de márgenes avanza, incluída la posición de liquidez que alcanza los 29.436 millones.

El margen bruto de la entidad ha alcanzado los 1.672 millones, un 8,3 % más, y refleja, según ha informado CaixaBank a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la buena evolución de las comisiones y la materialización de plusvalías, registradas en resultados de operaciones financieras, que mitigan la mayor aportación al fondo de garantía de depósitos respecto al ejercicio anterior.

La entidad también consolida su solvencia, con un Core Capital (Basilea II) del 12,4 %, y eleva la liquidez hasta los 29.436 millones, un 10,6 % de los activos totales.

"El gran esfuerzo realizado permite incrementar la fortaleza del balance y proteger los resultados futuros", ha asegurado el grupo que preside Isidre Fainé.

El margen de explotación de CaixaBank ha llegado a 889 millones, un 25,3 % superior, gracias a la gestión activa de los márgenes de las operaciones, de los volúmenes y de las rentabilidades y, también, de la cartera de renta fija, junto con una estricta política de racionalización y reducción de los costes.

La entidad también ha mantenido en el último trimestre el volumen de negocio (+0,5 %), ha consolidado su solvencia, con un core capital (Basilea II) del 12,4 %, y ha elevado su liquidez hasta los 29.436 millones, un 10,6 % de los activos totales.

"La solidez de la estructura de capital de CaixaBank permite cumplir holgadamente, ya desde el momento actual, con los mayores requerimientos de Basilea III, sin necesidad de acogerse al periodo transitorio fijado hasta el 2019", ha señalado el banco.

El margen de intereses del grupo ha crecido un 10,2 %, situándose en los 883 millones, pese al entorno de inestabilidad de los mercados financieros, la contención del crecimiento de los volúmenes gestionados, la fuerte competencia por la captación de depósitos y el aumento del coste de las emisiones en los mercados mayoristas.

En cuanto a la ratio de morosidad de CaixaBank, ésta se ha situado en el 5,25 % y continúa manteniendo por tanto un diferencial positivo frente al 8,16 % de media del sector financiero en febrero, gracias, sobre todo, "a la exigente gestión del riesgo y a una muy intensa actividad de recobro".

La ratio de cobertura ha alcanzado el 61 %, aunque este porcentaje se ha elevado hasta el 138 % considerando las garantías hipotecarias.

Por segmentos, la ratio de morosidad en particulares ha sido del 1,95 % y del 3,93 % en empresas, sin incluir promotores.

Los recursos propios computables del Grupo han ascendido a 17.641 millones, con un excedente de 6.862 millones sobre el requerimiento mínimo regulatorio.

La liquidez se ha situado a 31 de marzo en 29.436 millones de euros, en su práctica totalidad de disponibilidad inmediata, alcanzando el 10,6 % de los activos totales. En concreto, el aumento en el primer trimestre de 2012 asciende a 8.488 millones de euros.

Por otro lado, los vencimientos pendientes de 2012 se han situado en 1.839 millones de euros.

La cartera de inmuebles de CaixaBank ha alcanzado los 1.574 millones de euros netos, con una cobertura del 36 %.

De los activos inmobiliarios adjudicados, el suelo representa un 17 %, con una cobertura del 59 %.

La exposición de CaixaBank al sector promotor ha ascendido a 21.708 millones de euros, con una reducción en el primer trimestre de 2012 de 730 millones de euros, un 3,3 % menos, y representa aproximadamente un 12 % sobre el total del crédito a la clientela.

La cobertura de los activos problemáticos de financiación al sector promotor se ha situado, a 31 de marzo, en el 40,4 %, 129 % con garantías hipotecarias (25,5 % a 31 de diciembre de 2011 y 114 % con garantías hipotecarias).

Además, una parte del impacto del Real Decreto de saneamiento del ladrillo corresponde a la dotación de una provisión genérica del 7 % sobre la cartera en situación normal del sector promotor. Considerando esta provisión, la cobertura sobre la cartera crediticia problemática del sector promotor a 31 de marzo alcanza el 50 % (74 % sobre los activos dudosos).

CaixaBank anunció a finales de marzo la compra de Banca Cívica por unos 1.000 millones de euros, aunque esta operación no ha tenido impacto en las cuentas del primer trimestre de la entidad catalana.

Esta fusión por absorción conformará la entidad líder del mercado español, con unos activos de 342.000 millones de euros y más de 14 millones de clientes.

La integración de Banca Cívica permitirá obtener sinergias desde el primer momento, que alcanzarán los 540 millones tras el tercer año, mientras que los costes de reestructuración se calculan en 1.100 millones de euros netos de impuestos.

La compra de Banca Cívica no requerirá ayudas públicas ni tendrá ningún coste para el resto del sector financiero "gracias a las fortalezas financieras de CaixaBank y a la adecuada cobertura de los riesgos de Banca Cívica".