Caixabank retira los despidos forzosos y ultima el acuerdo del ERE

ICNR
La dirección de Caixabank ha aceptado renunciar a las extinciones forzosas para cubrir las 2.157 bajas de empleados que persigue con el ERE siempre que logre alcanzar un acuerdo negociado con los sindicatos sobre las condiciones del ajuste.
Era la principal demanda planteada por CC OO y por la plataforma Unión Sindical creada por el resto de fuerzas sindicales que lidera SECPB, sindicado de empresa, y UGT. Ambos amenazaban con protestas y bloquear la negociación de no retirar dicha condición.

El banco ha dado, al menos, tres pasos en favor de sus demandas en los últimos encuentros: ampliar el plazo de negociación formal del ERE hasta el 8 de mayo y no cerrarlo en abril cuando se cumple el plazo legal del mes, para compensar los días festivos de Semana Santa que merman dicho calendario real; y suavizar las condiciones de movilidad.

Caixabank incorpora el traslado de personal para facilitar el ajuste por si las salidas obligan a tener que reforzar equipos en zonas o sucursales que se hayan quedado 'cortos' de personal o para acomodar los efectivos a la nueva realidad de banco, ya que el mismo ERE es fruto de un rediseño de la red de oficinas.

Su plan estratégico pasa por clausurar 800 sucursales y multiplicar las megaoficinas con horario de atención al público ampliado a la tarde y surtidos con más gestores especialistas. Su derivada es ese ERE que plantea con 2.157 salidas y que supondrá prescindir del 7,3% de la plantilla en España.