CaixaForum devuelve el brillo a la Isla de La Cartuja

ICNR
La nuevo centro de Sevilla pretende ser un referente artístico tras dos años  y medio de trabajo y una inversión de 18 millones de euros.
En plena Isla de la Cartuja de Sevilla, en el margen del Guadalquivir, una gran marquesina de aluminio en forma de puerta de estilo vanguardista da la bienvenida al nuevo centro de CaixaForum en la ciudad. Bajo ella, unas escaleras y un ascensor conducen a las profundidades, al interior del edificio, el tercero más grande, tras Madrid y Barcelona, de los ocho que la Fundación Bancaria La Caixa ya tiene distribuidos por el resto de España, en Zaragoza, Palma, Girona, Tarragona y Lleida. “Este fue el mayor reto: adaptar el centro a un espacio ya construido, bajo tierra”, explicó en la inauguración del edificio, el arquitecto que ha capitaneado el proyecto durante más de dos años, Guillermo Vázquez Consuegra. Es, de hecho, la primera vez que la institución se amolda a un lugar y no concibe un edificio desde cero.

La nueva sede cultural se levanta sobre un antiguo aparcamiento de dos plantas del edificio Pódium, en el complejo Torre Sevilla, “con una subterraneidad idónea, un espacio oscuro y unos materiales de hormigón y chapa negra que contrastan con la luz que entra a través de la espuma de aluminio estabilizada de la marquesina, un material ligero e innovador”, prosiguió el arquitecto. En total, 7.500 metros cuadrados útiles sobre una superficie total de 8.100 metros cuadrados, “con dos grandes salas de exposiciones, un auditorio, dos aulas polivalentes y una cafetería restaurante, todo lo que exige uno de nuestros centros”, añadió Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación.

Han sido necesarios dos años y medio de trabajo y una inversión de 18 millones de euros. El resultado, reconoció el presidente de la citada fundación, Isidro Fainé, “un edificio impresionante e icónico, destinado a impulsar el conocimiento, la cultura y el pensamiento en la región, sumando colaboraciones y alianzas con instituciones locales y con otras internacionales de la talla del Museo Británico, el Louvre, o el Museo del Prado”. El objetivo de la nueva sede es atraer a 300.000 personas al año, que se sumen a las cerca de dos millones que visitan los CaixaForum anualmente. “Para ello, el centro hispalense contará con cinco millones de euros de presupuesto, destinados al mantenimiento, programación y funcionamiento del centro”, concretó Durán.