BOLSERIAS

Cóctel de macro para ir tirando

El Ibex 35 sube 1,20% y cierra en los 10.712,9 puntos
Juan José González

Entre la lectura del Libro Beige de la FED de ayer y dos indicadores macro conocidos en la jornada, los inversores recobran el interés por la renta variable y pierden el miedo al corto plazo. Pero sólo a corto, porque el informe de la Reserva americana parece que quiere decir, en todas sus líneas, que todo se queda pendiente del futuro. Con estos mimbres, es razonable que los operadores hayan decidido tirar de profesión y experiencia para fijarse en los movimientos cortos, únicos que parecen ofrecer mayor seguridad y ganancia. Wall Street comenzó con brío, más que con fuerza, y con ritmo, más que con ímpetu. El rebote es la celebración de los buenos datos de peticiones semanales de subsidio de desempleo y de la balanza comercial de julio, que al reducirse el déficit esta ofreciendo una buena pista sobre el crecimiento económico, que no es poco. Así, entre unos indicadores mejor de lo esperado y un comienzo con abundancia de optimismo en EE UU, el selectivo español se dio a la consolidación de los niveles de cierre de la jornada anterior y las bolsas europeas tomaron la misma vía de los avances. No habrá cambios en la composición del selectivo.
· COTIZACIONES

Dos indicadores económicos que además de revulsivos sirvieron para cambiar el ambiente, pesimista en exceso, de las últimas sesiones con numerosas informaciones cruzadas respecto a la deuda pública periférica y que la decisión del Banco Central Europeo de incrementar el ritmo de compra de bonos puede haber jugado un papel decisivo. Hoy el diferencial del bono español a diez años frente al bono alemán se situó en los 170 puntos básicos, menos tensionado que en jornadas precedentes.

Los pesos pesados del selectivo español firmaron una jornada de recuperación, en particular los valores bancarios, los más ‘especulados’ y víctimas de todos los rumores sobre los efectos negativos que puede conllevar la nueva regulación en marcha para el sector bancario. Santander y BBVA registraron mayores ganancias que Iberdrola, Repsol y Telefónica, con menos volumen de negocio y con los inversores más atentos a movimientos corporativos, caza de gangas y ajustes de posiciones.

Hoy Ebro foods fue la estrella de la sesión por el numeroso ruido alrededor de la alimentaria, que vive un sinfín de rumores sobre cambios de paquetes accionariales y demás. Los valores industriales continúan dando síntomas de recuperación lenta y las constructoras, a excepción de OHL, se movieron en la zona baja de la tabla. Hoy, una vez más, Gamesa se situó a la cola del selectivo y acumula una pérdida del 56% en lo que va de ejercicio. El comité del mercado de valores que decide los cambios en la composición del selectivo Ibex acordó el mantenimiento de los 35 valores actuales. Amadeus o Zardoya Otis deberán esperar seis meses.

El resto de bolsas europeas valoraron de la misma forma los buenos datos norteamericanos así como algunos movimientos corporativos que desde Wall Street pueden tener una implicación directa en algunas sociedades cotizadas en el continente. Al cierre, avances en torno al punto porcentual por la buena recuperación de los valores bancarios. Londres, Paris y Francfort terminaron por confirmar al cierre el clima positivo que viven a corto plazo los mercados.

Los mercados de materias primas y de divisas fueron partícipes del revulsivo que suponen las buenas noticias para la renta variable. El barril de petróleo Brent, muy favorecido por las buenas referencias macro norteamericanas subía al cierre de las bolsas medio punto porcentual hasta los 78,56 $, y el precio de la onza de oro se relajaba un 0,36 % hasta 1.253,5 $ después de dejar a un lado la carrera hacia máximos históricos a los que aspiraba en las últimas sesiones.

En el mercado de divisas la moneda única europea se cruzaba con el dólar marcando un cambio de 1,274 $. El euribor cerró la sesión con un repunte de dos milésimas hasta 1,415 %.