BOLSERIAS

Con el dinero por delante

El Ibex 35 baja 1,93% y cierra en los 9.643,3 puntos
Juan José González

Mercado confuso y alterado, exceso de referencias, ninguna positiva. El terreno de juego no es el propicio para un inversor que se encuentra en la apertura del mercado con un cúmulo de frentes abiertos y ante los que se muestra incapaz de atender. El escenario indica que la intervención política en la formación de los precios es excesiva, se mire por donde se mire. En EE UU todo depende de una negociación política; en Europa, Alemania sigue tensando la cuerda, ahora añadiendo matices que no se pusieron sobre la mesa del Eurogrupo el pasado jueves, y para colmo de males la avalancha de resultados empresariales, hoy con mayor fuerza en el sector financiero: En resumen: sesión predispuesta, como aventuraban los futuros, a cerrarse con recortes de intensidad. Ahorradores, operadores y grandes fondos optan por coger el dinero, mejor la liquidez a la espera del anuncio de un acuerdo en EE UU sobre el techo del déficit, y entrar poco menos que a saco en el mercado.
· COTIZACIONES

La banca sigue en medio de numerosas incertidumbres sobre el fondo del rescate a Grecia, sobre algún impuesto y observando el movimiento de los Gobiernos tras el acuerdo del Eurogrupo. Esta semana se están conociendo los flecos, la letra pequeña que nunca leen los jefes de Gobierno. Se echa en falta flexibilidad porque el acuerdo es demasiado rígido y el fondo de rescate cuenta con numerosos inconvenientes para comprar bonos en el mercado secundario. No hay noticias positivas que se puedan cotizar en el corto plazo, así que el proceso es sencillamente, proclive a la prevención, a la cautela, de ahí que la seguridad comience a ser prioritaria entre los más agresivos del mercado.

Los diferenciales de la deuda recogieron igualmente, la sensación negativa de la jornada, en la que la rentabilidad del bono a diez años español regresó a los 6 puntos porcentuales y el riesgo país superó los 340 puntos básicos.

Las cuentas del Santander eran esperadas para comprobar la dirección del viento, y éste señala una zona de roja de pérdidas, arrastrando en la caída al resto del sector. Recortes para Santander pero también para Caixabank, BBVA, Bankinter, Popular y Sabadell, no se salvó ninguno, al igual que los colegas del resto de Europa.

Repsol, Iberdrola y Telefónica acompañaron en las pérdidas al sector bancario aunque a cierta distancia, pues la guerra de unos y otros no es la misma aunque se parezca en líneas generales.

En el lado contrario, Telecinco revive puntualmente de las cenizas y tan pronto encabeza las ganancias como coge la escoba de las pérdidas. Hoy tocó lo primero y el juego especulativo del valor más volátil del mercado finalizó en zona verde, junto a Amadeus y Acciona, que hoy publicó resultados semestrales, espectaculares, con un crecimiento del beneficio superior al 200%, aunque sea debido a desinversiones.

Las principales bolsas del resto de Europa, cerraron con el mismo ambiente que el Selectivo español, con pérdidas para Londres, Paris y Francfort y el paneuropeo Eurostoxx50 castigado por el sector bancario y las ‘telecos’.

La apertura de Wall Street fue decisiva para confirmar la dirección de la jornada, hacia abajo y con fuerza, este fue el veredicto final que se encargó de confirmar la Bolsa de Nueva York, donde los tres índices (Dow Jones, Nasdaq y S&P) cotizaban con recortes, reflejando algunos indicadores macro negativos, caso del indicador de pedidos de bienes duraderos.

En el mercado de divisas, la moneda única se cambiaba en su cruce con el dólar en 1,434 unidades, mientras la relación del dólar con el yen quedaba establecida en las 77,93 unidades. El barril de petróleo de la referencia Brent, que había comenzado la jornada en Londres marcando los 118,2 dólares, se cotizaba al cierre de la renta variable en 117,94 unidades, y la onza de oro marcaba un nuevo récord en 1.621 dólares. El euribor cerró con retroceso de 4 milésimas en su tasa intradía hasta 2,190%.