Las cinco mayores entidades financieras plantan la evidencia de las cifras ante las arremetidas de Moncloa y las Cámaras de Comercio. El crédito concedido por Santander, BBVA, La Caixa, Banco Popular y Caja Madrid aumentó un 9% en 2008. El grifo no se ha cerrado, a pesar de la caída de la demanda, la crisis de liquidez y el mayor rigor de las entidades. Emilio Botín se atreve a ponerle nombre a la geografía de las presiones, con un ojo puesto en el ICO: si concedieran más créditos de forma irresponsable le harían un flaco favor a la economía.