Cuidado con subir impuestos, especialmente el IVA

Alfonso Pajuelo
Día de júbilo y autocomplacencia política. Bien está porque el aumento del empleo es una excelente noticia, y mucho más lo es el incremento en 134.000 en el número de cotizantes a la SS. Pero de ahí a considerar que la inflexión marca tendencia o que se ha parado la destrucción de empleo hay un trecho demasiado grande para dar el salto. No en vano sólo un 7 por ciento de los nuevos empleados lo es con contrato indefinido lo que nos podría llevar a considerar que la estacionalidad lo es todo y que el otoño puede ser ventoso. Ojala no sea así pero por si acaso es mejor considerar muy detenidamente los factores que afectan a la demanda interna; por ejemplo, el IVA.

Una parte sustancial de las nuevas contrataciones lo han sido en el sector de la hostelería, muy vinculado al consumo y por tanto sensible a los precios. Cualquier subida de impuestos puede tener un efecto demoledor sobre la demanda interna, ya muy depauperada, y en especial un incremento del IVA como nos demanda Bruselas. Es una alerta a considerar para que no se nos estropee del todo la esperanzadora caída del paro. No vaya a ser que tengamos que recordar que un pesimista es un optimista informado.