Bruselas revisa al alza el déficit español y advierte de la ralentización

ICNr
La Comisión Europea ha presentado sus previsiones macroeconómicas de otoño para la Unión Europea, la eurozona y cada uno de sus miembros. En el caso de España, la fotografía aéreaes positiva -la economía seguirá creciendo (3,1% en 2015, 2,7% en 2016 y 2,4% en 2017)-, pero cuando se analiza con la lupa, se ven los síntomas de preocupación, y no solamente por los problemas de las economías emergentes.
El crecimiento se ralentizará, si bien de forma "suave", en los próximos años; el paro no bajará del 20% hasta 2017 y el Gobierno ha dejado de hacer ajustes fiscales, a pesar de que las cuentas públicas siguen fuera de la senda pactada con la Unión Europea.

El Ejecutivo comunitario ha revisado al alza sus previsiones de déficit público para 2015 y 2016 respecto a las de hace menos de un mes. Ahora cree que se situará en el 4,7% este año y en el 3,6% el siguiente, frente al 4,5% y el 3,5% que vaticinó el 12 octubre. Con ello, las cifras están todavía más lejos de las del Gobierno, que espera un 4,2% en 2015 y un 2,8% en 2016.

Detrás de estas correcciones, están las reclasificaciones de partidas de gasto de la Generalitat de Cataluña y del Ayuntamiento de Zaragoza y una revisión a la baja del dato de PIB nominal de 2014.