El Banco de España cifra la exposición inmobiliaria de las cajas en 217.000 millones, el 46% problemática

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha anunciado que la exposición de las cajas de ahorros al sector de la construcción y promoción inmobiliaria es de 217.000 millones de euros, de los que el 46% es potencialmente problemática.

De este importe global, 28.000 millones de euros corresponden a préstamos dudosos y otros 28.000 millones a préstamos en situación normal bajo vigilancia, mientras que los inmuebles adjudicados se elevan a 44.000 millones de euros, lo que significa la quinta parte del total.

Fernández Ordóñez, que desveló estos datos durante una rueda de prensa para valorar el decreto ley de Reforzamiento del Sistema Financiero aprobado por el Gobierno, sostuvo que el Banco de España "ha puesto la lupa" sobre el riesgo inmobiliario en el balance de las cajas de ahorros.

Las pérdidas ya incurridas están cubiertas al 100% con provisiones, especificó. Ni por su volumen, que representa el 9% del Producto Interior Bruto (PIB), ni por su cómputo, que es transparente, reglado y prudente, se puede sostener que exista un déficit en el reconocimiento de pérdidas incurridas, agregó.

Las coberturas específicas constituidas representan un 31% de la exposición potencialmente problemática y si se suman las provisiones genéricas, la cobertura se eleva al 38%, según los datos que maneja el instituto emisor español, añadió Fernández Ordóñez.

En este sentido, el gobernador del Banco de España indicó que la información ya publicada por las cajas de ahorros respecto a su exposición al ladrillo es muy detallada, y se declaró "orgulloso" de cómo se están valorando los activos inmobiliarios. "No tiene sentido preguntarse eso de: ¿uy, qué tendrán escondido ahí?", argumentó.

Respecto a qué efecto podría tener una devaluación del suelo sobre la situación de las cajas de ahorros, el gobernador dijo que aunque se registrase un descenso del precio del 70%, "las cajas no tendrían problemas", aunque sí los tendrían en caso de que el suelo "se regalase", ironizó.

El gobernador agregó que las pruebas de esfuerzo que se realizan a las entidades incluyen escenarios posibles pero "altamente improbables", por lo que no hay que adoptar sus conclusiones como situaciones de base sino como ejercicios de resistencia.