El Banco de España plantea retrasar aún más la edad de jubilación

ICNR
El supervisor bancario señala que "ampliar la edad efectiva de jubilación, por ejemplo, a los 70 años permite reducir la tasa de dependencia en 12 puntos frente a la asociada a una jubilación a los 67 años, lo que permite reducir el gasto en pensiones entre 2 y 4 puntos de PIB en 2050".
El Banco de España subraya que el sistema público de pensiones español se enfrenta "a retos importantes causados por la expectativa de un aumento significativo de la longevidad y, consecuentemente, de la proporción de la población en edad de jubilación".

Entre las medidas que la institución que gobierna Luis Linde pone encima de la mesa para asegurar la sostenibilidad del sistema figura, por ejemplo, la posibilidad de retrasar aún más la edad de jubilación.

A este respecto, el informe del Banco de España, elaborado por su Jefe de Estudios, Pablo Hernández de Cos, y por Juan Francisco Jimeno y Roberto Ramos, señala que si bien las reformas recientes han fijado el aumento progresivo de la edad de jubilación hasta los 67 años, la edad efectiva se encuentra en el entorno de los 64 años "como consecuencia de la incidencia de las jubilaciones anticipadas".

Según los economistas del Banco de España, ese eventual incremento de la edad legal de jubilación "puede estar justificado por el incremento de la esperanza de vida, el retraso en la entrada en el mundo laboral, las menores necesidades físicas requeridas por la mayoría de los trabajos en la actualidad y la mejora de las condiciones físicas en edades más avanzadas".

Desincentivar la jubilación anticipada
En opinión del supervisor bancario, cualquier medida adicional que se adopte que "desincentive la jubilación anticipada y permita la ampliación de la vida laboral por encima de los 67 años (....), tendría efectos positivos sobre la sostenibilidad financiera, disminuyendo la necesidad de recortes sustanciales en la tasa de sustitución de las pensiones de jubilación".

A modo de ejemplo, el Banco de España señala que "ampliar la edad efectiva de jubilación, por ejemplo, a los 70 años permite reducir la tasa de dependencia en 12 puntos frente a la asociada a una jubilación a los 67 años, lo que permite reducir el gasto en pensiones entre 2 y 4 puntos de PIB en 2050, dependiendo del escenario considerado".

Eso sí, el organismo resalta la necesidad de tener en cuenta "que la heterogeneidad en el ciclo laboral de los individuos es muy acusada" y apunta hacia sistema que flexibilicen la entrada en la jubilación a distintas edades.