El bono español, en niveles precrisis

ICNr
La rentabilidad del bono español a diez años baja hasta el 3,54%, en niveles de marzo de 2006. A falta de grandes novedades en el parqué, el mercado secundario de deuda ha adquirido gran parte del protagonismo, porque se intensifica la relajación para los bonos de los países de la periferia europea.

La prima de riesgo cae hasta los 185 puntos básicos. También el bono italiano a diez años está en mínimos desde febrero de 2006. Cierra en el 3,62%, sin verse perjudicado por el final del Gobierno de Letta e impulsado por la mejora de perspectiva de Moody´s de negativa a estable. El bono portugués a diez años, por su parte, está en el 4,82%, en niveles de junio de 2010, y el de Grecia se sitúa en el 7,5%, niveles de mayo de 2010, aunque hace un par de sesiones bajó de esa cota.

Esta relajación en el mercado de deuda periférica responde a tres razones: el exceso de liquidez que hay en el mercado, la ausencia de alternativas en el mercado que ofrezcan interesantes rentabilidades (con el bono germano en el 1,6%) y el mayor optimismo entre los inversores debido al avance de la recuperación económica, que lleva a despejar las dudas sobre los países de la periferia europea.