El Govern reforma el impuesto de Patrimonio para ingresar entre 70 y 90 millones extra

ICNr
El Govern ha aprobado este jueves en su primera reunión de la legislatura una modificación del impuesto de Patrimonio con la que prevé recaudar entre 70 y 90 millones extra, según cálculos del consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell.

En la rueda de prensa posterior al Consell Ejecutivo, el consejero ha recalcado que esta medida forma parte del acuerdo de gobernabilidad que firmaron la semana pasada CiU y ERC y por el que el nuevo Govern se garantiza el apoyo parlamentario de los republicanos.

Según ha explicado Mas-Colell, el Govern ha aprobado la reforma de este impuesto antes de que acabe este año para que ya tenga efectos recaudatorios en 2013, y se ha hecho a través de un decreto que deberá validar el Parlamento.

En primer lugar, la modificación del impuesto supondrá rebajar de 700.000 a 500.000 euros los patrimonios sujetos al pago del impuesto, lo que supondrá que "haya más gente" que lo pague y, por lo tanto, revertirá en las arcas de la Generalitat.

En segundo lugar, la reforma mantiene el impuesto en los ocho tramos que había hasta ahora pero aumenta los tipos de gravamen en un 5 por ciento, y por último, en el tramo más alto --patrimonios superiores a 10 millones de euros-- se incrementa este gravamen hasta el 10 por ciento.

Mas-Colell ha explicado que el resto de la reforma fiscal que contempla el acuerdo CiU-ERC se irá aplicando en los próximos meses, como la recuperación del impuesto de Sucesiones, que se materializará con la aprobación de los próximos presupuestos, según ha precisado.

El consejero ha reconocido que el aumento de impuestos no satisfará a todos los sectores, y ha argumentado que, siempre que se tocan los tributos ya sea para bajarlos o subirlos, se genera controversia entre los partidarios de una mayor presión fiscal y los detractores.

 


Las emisiones de CO2 del sistema eléctrico aumentan un 40% en dos años por la mayor producción de carbón

Las emisiones de CO2 del sistema eléctrico se situaron en 2012 en 81 millones de toneladas, lo que supone un incremento del 11% con respecto al ejercicio anterior y del 39% en los dos últimos años, según datos del avance del informe anual de 2012 de Red Eléctrica de España (REE) y de los informes de los ejercicios anteriores.

Este incremento se produce antes de que en 2013 dejen de asignarse derechos gratuitos de emisiones de CO2 y comiencen a funcionar las subastas de estos derechos, con las que el Gobierno prevé recaudar cerca de 500 millones de euros, de los que 450 millones se destinarán a la tarifa eléctrica.

El incremento en las emisiones se debe entre otros motivos a una mayor producción de centrales térmicas de carbón desde que en febrero de 2010 el anterior Ejecutivo aprobase el real decreto que incentiva la quema de este mineral extraído en España para generar electricidad.

En concreto, la producción de carbón aumentó un 27,9% en 2012 y se convirtió en la segunda fuente de generación, por detrás de la nuclear. En 2011, había incrementado en un 82% su producción.

Tras la subida de este año, las emisiones de CO2 regresan a niveles comparables a los de 2008. Aquel año, el volumen total de estas emisiones ascendió a 88 millones de toneladas, que se redujeron un 16%, hasta 74 millones, en 2009, debido al descenso del consumo eléctrico y a la mayor participación de las renovables, según indicó REE.

En 2010, y a pesar de un aumento de la demanda eléctrica cercana al 3% que hacía presagiar una posible recuperación de la economía, las emisiones de CO2 cayeron un 21% y se situaron en 58 millones de toneladas.

Desde ese momento, las emisiones han aumentado de forma acumulada un 39%, a pesar de que en 2011 la demanda de electricidad cayó un 1% y de que en 2012 lo ha hecho un 1,2%.