El IPC de EE UU baja en noviembre un 1,7% (+1,1% anual) y pone en bandeja la deflación

El Indice de Precios de Consumo (IPC) de EEUU bajó más de lo previsto en noviembre, un 1,7%, pese a lo cual la tasa interanual siguió subiendo y se situó en el 1,1%, según el Departamento de Trabajo. El dato agita el temor a que la recesión económica dé paso a un período de deflación. En octubre descendió un 1%, lo que sitúa el IPC en cifra récord desde que comenzaron a recopilarse datos en 1947.

El Departamento de Trabajo dijo que el índice de inflación minorista cayó un 1,7% el mes pasado tras bajar un 1% en octubre, en descensos récord desde que comenzaron a recopilarse datos en 1947.

La medición subyacente, que excluye los precios volátiles de los alimentos y la energía, se mantuvo sin cambios en noviembre tras haber caído un 0,1% en octubre.

La caída en el índice general superó las expectativas de los analistas consultados por Reuters, que esperaban una baja del 1,2%.

Sobre una base interanual, los precios subieron un 1,1% tras un incremento del 3,7% en octubre, marcando la menor alza desde mediados del 2002.