El presidente de Caja Duero dice que el acuerdo con sindicatos para la fusión "no perjudica a ningún empleado"

El presidente de Caja Duero, Julio Fermoso, aseguró ayer en Salamanca que el acuerdo alcanzado con los sindicatos, salvo UGT, para que apoyen la fusión de la entidad salmantina con Caja España es "bueno" porque "no perjudica a ningún empleado" y "nadie sale perdiendo".

Fermoso indicó que este acuerdo se ha alcanzado con "la mayoría de la representación sindical" y que ahora está "pendiente" de que se apruebe en los consejos de Administración de las dos entidades y en las bases de los sindicatos.

De todas formas, apuntó que no descarta que también se sume UGT, para ello adelantó que promoverán encuentros a partir del próximo lunes. "Sería una maravilla que hubiera un consenso", añadió.

Sobre el pacto alcanzado con el resto de sindicatos, el presidente de Caja Duero realizó una valoración "positiva" y que es fruto de la petición desde el Fondo de Reestructuración de Ordenación Bancaria (FROB) de "la reconversión que obliga a redimensionar el tamaño de las dos entidades".

Fermoso apuntó que con el acuerdo con los sindicatos "no se va a perder ningún puesto de trabajo" ya que el cierre previsto de 250 oficinas y 840 empleados menos se promoverán con las bajas voluntarias de aquellos que acepten jubilarse con 54 o más años y respetando el 90% del último salario. En cuanto a los que prefieran quedarse, tendrán "una homologación al alza mejorando la situación previa".