El fracaso empresarial de Bosques Naturales culmina con una quita de deuda del 95%

ICNR
Bosques Naturales ha propuesto a sus acreedores proceder a una quita del 95% de la deuda de 46,3 millones que mantiene con ellos y un plan de pagos del 5% restante (2,3 millones de euros) a lo largo de cinco ejercicios.
Este plan ha sido remitido al Juzgado de lo Mercantil Número 10 de Madrid, con la intención de salir del concurso que la propia empresa convocó el pasado mes de septiembre. Si esta opción no se pudiera leva a cabo, plantea como alternativa la transformación de los créditos de los acreedores por acciones de Bosques Naturales, lo que supondría una capitalización de la deuda.

Esta segunda posibilidad prevé la compensación del 55% del valor nominal del pasivo con una quita del 45% restante. Para los acreedores que no acepten ninguna de las propuestas la empresa aplicará la capitalización de sus créditos por defecto. Bosques Naturales considera que cumple los requisitos para que la propuesta sea admitida a trámite y que cualquiera de las alternativas permitiría “cumplir con sus compromisos”.

En los últimos años, la compañía ya había intentado convencer a los clientes para que se convirtieran en accionistas y finalizar con los contratos, según explican a CincoDías los abogados de la compañía, del Bufete Marín. Sin embargo, la empresa no ha logrado convencer al 50% de los clientes, la tasa mínima establecida en la Ley Concursal.