El italiano Sassoli ya ejerce de presidente de la Eurocámara: no expedientará a Italia por su deuda

ICNR
La Comisión Europea (CE) ha renunciado a pedir formalmente a los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea abrir un procedimiento sancionador a Italia por no rebajar lo suficiente su abultada deuda pública, que en 2018 superó el 132% del PIB.
La deuda italiana descontaba desde ayer la anulación del procedimiento y los medios de comunicación daban como poco probable la apertura de éste, después de que el Ejecutivo italiano modificase este lunes su objetivo de déficit para 2019, del 2,1% al 2,04%. El bono bajó su rendimiento en 15 puntos básicos hasta el 1,688%, mínimo desde 2017. El Ejecutivo comunitario ha tenido en cuenta estos compromisos presupuestarios hechos por el Gobierno italiano.

Bruselas inició hace un mes el proceso al alertar por carta a Italia de la excesiva deuda pública y de un posible efecto "bola de nieve" que convierta en incontrolable el endeudamiento en caso de alza de los tipos de interés. Hoy, precisamente después de tres días de debate sobre el reparto de cargos en la Unión Europea, el Ejecutivo comunitario debía manifestarse sobre las cuentas públicas italianas.

En cualquier caso, el próximo mes de octubre volverán las negociaciones con la Comisión Europea, toda vez que Italia (al igual que el resto de Estados de la eurozona) enviará el proyecto de presupuesto 2020 a Bruselas. Pero allí estará el italiano David Sassoli, en la presidencia del Parlamento Europeo.