El Supremo admite el recurso de PwC por la multa del Popular

ICNR
PwC lucha contra la multa que le puso el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) por la auditoría de las cuentas del ya desaparecido Banco Popular.
La firma auditora ha logrado que el Tribunal Supremo admita a trámite un recurso de casación contra la citada sanción y la sentencia trasciende este caso concreto pues marcará la frontera entre los controles de calidad y los controles técnicos que se realizan a las firmas de auditoría.

Según un reciente auto del Supremo, la cuestión planteada en el recurso que presenta interés casacional objetivo para la formación de la jurisprudencia consiste en determinar si, iniciado un procedimiento de control de calidad (inspección) y antes de su finalización (con el preceptivo informe y eventuales requerimientos de mejora) —o finalizado, pero antes de transcurrido el plazo para cumplir las recomendaciones impuestas—, la detección de un posible incumplimiento de la normativa de auditoría de cuentas puede dar lugar a la incoación de un expediente sancionador por tales hechos.

El Supremo explica que se trata de aclarar cuál es la relación que se establece entre los procedimientos dirigidos a efectuar un control de calidad —con el objetivo de evaluar los sistemas de control de calidad que incluye, ciertamente, la evaluación del cumplimiento de la normativa reguladora de la actividad de auditoría de cuentas— y aquellos en los que se realiza un control técnico sobre determinados trabajos o aspectos de la auditoría de cuentas —cuyo objetivo es determinar la posible existencia de indicios de incumplimientos de la normativa reguladora de la actividad de auditoría de cuentas—.

El ICAC impuso a PwC en 2016 dos sanciones de multa (de 119.908 y de 149.885 euros) como corresponsable (junto con su socio auditor) de dos infracciones graves al haber incurrido en un incumplimiento de las normas de auditoría susceptible de tener un efecto significativo sobre el resultado de su trabajo. Como ya adelantó Cinco Días, la Audiencia Nacional ratificó esa multa por la auditoría de cuentas de 2012 de Popular, en las que se recogía el efecto de la absorción del Pastor. PwC denunció la inseguridad jurídica en que vive, en su opinión, el sector de auditoría entre otras razones por la confusión entre los procedimientos de calidad y de control técnico.