Fitch avala la estrategia de El Corte Inglés y eleva su ráting a BB+

La agencia de calificación considera adecuada la estrategia de negocio y de reducción de deuda del grupo y valora la "flexibilidad financiera y operacional" que le da su amplia cartera inmobiliaria.
Considera que su ráting está aún por debajo de otras firmas de grandes almacenes por su baja rentabilidad, pero considera que logrará el grado de inversión (BBB-) en entre 6 y 18 meses.

Fitch sigue los pasos de S&P y eleva el ráting de El Corte Inglés. La agencia ha incrementado la calificación del grupo de grandes almacenes de BB a BB+, con perspectiva positiva, lo que la sitúa sólo un escalón por debajo del grado de inversión (sus bonos ya lo tienen para S&P), gracias "al desapalancamiento dela empresa en el último ejercicio económico, apoyado por la venta de activos y un rendimiento operativo estable".

Fitch hace un análisis muy positivo del grupo español y señala que, dependiendo del ritmo al que continúe reduciendo su pasivo, obtendrá el grado de inversión en entre 6 y 18 meses. Lograrlo se ha convertido en un objetivo prioritario para El Corte Inglés en el último año, ya que esa calificación le ayudaría a continuar diversificando y abaratando sus fuentes de financiación, como ya hizo el año pasado con sus dos emisiones de bonos por 690 millones, así como acceder a un abanico mayor de posibles inversores que por su perfil no ponen su dinero en empresas que no tengan grado de inversión.

Una política financiera acertada
Fitch destaca en su análisis la reducción del pasivo que ha tenido el grupo en el último año y considera que su deuda neta ajustada a su flujo de operaciones (FFO) se reducirá a 3,6 veces en 2021 y 3,3 veces en 2022, dos ratios propias de las empresas que ya tienen el grado de inversión.

La agencia considera, no obstante, que esta previsión está condicionada a que el grupo mantenga su "conservadora política financiera" centrada en el repago de su deuda, en la generación de caja tras el pago de dividendos y en la venta de activos inmobiliarios no estratégicos.

Fitch se detiene en este punto para destacar que el gran portfolio inmobiliario en manos de El Corte Inglés, valorado en 17.000 millones de euros por Tinsa, da al grupo una "importante flexibilidad financiera y operacional", ya que estos activos pueden ser vendidos en caso de necesidad. Y añade que el grupo podría lograr una rápida reducción de su deuda y, por tanto, unas ratios de apalancamiento que le permitan obtener el grado de inversión, si vende una parte de este paquete inmobiliario.

En este sentido, la agencia alaba que desde 2018 el grupo ha mejorado la gestión de su patrimonio inmobiliario, logrando una estructura más eficiente de su espacio de retail, y recuerda que en tres años ha obtenido más de 600 millones de euros con la venta de activos inmobiliarios no estratégicos, cifra que ha dedicado a reducir su deuda. En la actualidad, tiene a la venta un paquete de activos valorado en cerca de 1.500 millones.

El grupo está "bien preparado" de cara al futuro
Fitch recuerda en su análisis que El Corte Inglés es el mayor grupo de grandes almacenes de Europa y tiene "una privilegiada posición" en España. donde logra el 95% de sus ingresos. Además, considera interesante la diversificación de su actividad más allá del negocio del gran almacén, destacando su presencia en el sector de la alimentación, el liderazgo de su agencia de viajes y la rentabilidad de sus negocio de seguros y de créditos al consumo.

La agencia considera que el grupo español tiene una estrategia adecuada para hacer frente a los retos del sector, valorando el esfuerzo que ha hecho en los últimos años para acelerar su transformación digital y desarrollar una estrategia omnicanal.