Funcas propone bajar Sociedades y subir el IRPF para reducir el déficit en tres puntos porcentuales

ICNr
La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) tiene un plan para reducir en tres puntos porcentuales el déficit público que incluye bajar el Impuesto de Sociedades y subir el IRPF o incrementar el IVA y bajar las cotizaciones que pagan las empresas. Funcas indica que los ingresos previstos permitirían destinar 1,5 puntos del PIB a incrementar las inversiones en grandes proyectos de infraestructuras y en la adquisición de viviendas de adquirientes morosos para dedicarlas al alquiler. Además, precisa que ese incremento debería ser "sostenido".

Estas medidas se recogen en el trabajo realizado por el director general de Funcas, Victorio Valle, bajo el título "Posibilidades y límites de la política presupuestaria", incluido en el libro "Lecciones de la crisis", editado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

Valle señala que reducir el déficit público, que está en el "ojo del huracán" de los mercados tras el anuncio del rescate de Irlanda, pasa por adoptar una reforma tributaria que combine una variación en la estructura de los presupuestos y una mayor recaudación.

Propone, una reducción del Impuesto de Sociedades y de las cuotas sociales que pagan las empresas equivalente a un incremento del déficit de 0,5 puntos y un punto porcentual del PIB, respectivamente, y el establecimiento de una desgravación en la parte de renta anual destinada al ahorro.

Frente a estos cambios, Funcas apuesta por incrementar los tipos medios del IRPF, ampliando los tramos de la escala, y por reducir los tipos marginales, hasta lograr una reducción del saldo negativo de las cuentas públicas de 2,5 puntos del PIB.

Además, las cajas abogan por una subida del IVA y de los impuestos especiales hasta reducir el déficit en otros 2,5 puntos. En conjunto, estos cambios fiscales permitirían incrementar la recaudación total en 3,5 puntos del PIB anuales.

Valle entiende que aumentar los impuestos que inciden sobre el consumo podría parecer un "despropósito", por lo que explica que, en primer lugar, supone una homologación con los socios europeos, y, además, responde a que "la atonía de la actividad económica recomienda mayor protagonismo público provisionalmente".

Además, el director general de Funcas entiende que el aumento del IRPF debería diseñarse concentrando sus efectos recaudatorios en niveles medio-altos de renta, reduciendo los posibles efectos sobre el consumo.

INCREMENTAR EL GASTO PÚBLICO EN ACTIVIDADES PRODUCTIVAS

Dicho esto, Funcas indica que los ingresos previstos permitirían destinar 1,5 puntos del PIB a incrementar las inversiones en grandes proyectos de infraestructuras y en la adquisición de viviendas de adquirientes morosos para dedicarlas al alquiler. Además, precisa que ese incremento debería ser "sostenido".

Descontadas estas inversiones, quedarían dos puntos del PIB disponibles para reducir el déficit. Si bien, Funcas cree que aún podría reducirse en un punto porcentual más, hasta los tres puntos porcentuales del PIB, si se acomete un plan a cinco años de reducción progresiva de los costes de prestación de los servicios públicos.

Según indica Valle, entre 1985 y 2005 la producción real de servicios públicos --excepto defensa-- creció un 1,17% en tasa interanual, mientras que el coste de la prestación de esos servicios lo hizo a un ritmo del 4,31% anual.

"Hay un exceso de coste de en torno a tres puntos en el crecimiento real, no es demasiado pedir que cada año se reduzcan por este concepto de mejora de la eficiencia dos puntos de crecimiento del consumo público civil en términos reales, lo que aportaría aproximadamente un punto del PIB que vendría a rebajar el déficit estructural", concluye Valle.