PALMAS para Grifols, convertida en plena crisis en valor refugio por una actividad industrial, a la que los economistas denominan anticíclica y que consiste en la elaboración, venta y distribución de plasma sanguíneo. En el presente año avanza ya un 15%