Guindos dice a Catalunya Caixa que seguirá independiente si falla la subasta

Las dificultades de los compradores complican al máximo una subasta que ya empieza a darse por fallida, aunque el ministro la mantiene como independiente

Las dificultades para que la subasta de Catalunya Banc acabe en adjudicación se acumulan. Primero están las de orden político. Hace poco más de una semana, Artur Mas, presidente de la Generalitat, y Josep Antoni Duran Lleida, se reunieron con Luis de Guindos y le expresaron su exigencia de que a la entidad catalana se le otorgue el mismo trato que a la madrileña Bankia, es decir, que reciba el dinero público necesario para sanearse antes que entregarla en malas condiciones en la subasta y que mantenga su independencia. En la misma línea está también el presidente de la Xunta gallega, Alberto Núñez Feijóo, que pide para Nova Galicia el mismo plan que Bankia.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha comunicado a Adolf Todó, el presidente de Catalunya Banc, la entidad bancaria nacida de Catalunya Caixa, que tiene previsto mantener independiente la entidad financiera en el caso de que la subasta para venderla a un inversor privado termine siendo declarada desierta.

De esta manera parece claramente descartado el esquema de acabar integrando las tres grandes entidades que ahora tienen participación mayoritaria del Estado: Bankia, Nova Galicia y Catalunya Banc. 

Economía quiere seguir avanzando con la subasta, prevista ahora para el 27 de junio tras un aplazamiento de dos semanas, aunque tanto en el sector como en los propios círculos gubernamentales se considera muy improbable que las ofertas que se presenten alcancen las expectativas mínimas del Estado.