LA OREJA DE LARRAZ

Hacienda exigirá más documentación sobre precios vinculados a las grandes empresas

Javier Ardalán
Las entidades residentes en territorio español que sean dominantes de un grupo y no tengan dependencia de otra, y cuyo importe neto de la cifra de negocios del grupo, en los 12 meses anteriores al inicio del período impositivo, sea, al menos, de 750 millones de euros, deberán aportar información país por país en su declaración del Impuesto sobre Sociedades (IS) a partir de enero de 2016. Así se establece en el Proyecto de Ley del Impuesto sobre Sociedades (LIS), que ultima el Ministerio de Hacienda
El Proyecto incorpora al sistema legislativo español la Acción 13 del Plan contra la erosión de la base imponible y el traslado de beneficios (BEPS), que elabora la OCDE, y pretende armonizar la información y documentación de las entidades y operaciones vinculadas.

Esta información comprenderá, respecto del período impositivo de la entidad dominante, de forma agregada, por cada país o jurisdicción: los ingresos brutos del grupo, distinguiendo entre obtenidos con entidades vinculadas o con terceros; resultados antes del IS o tributos de naturaleza idéntica o análoga; y estos mismos impuestos satisfechos y devengados, con las retenciones soportadas.

Por el contrario, las pequeñas y medianas empresas con un importe neto máximo de negocio de 10 millones y las personas físicas no estarán obligadas a realizar los exámenes de comparabilidad para establecer los precios de transferencia, según se regula en el futuro Reglamento del Impuesto sobre Sociedades. Para estos contribuyentes se creará un modelo para que estos contribuyentes puedan facilitar su información a la Administración Tributaria. Se actualiza el procedimiento de comprobación de operaciones vinculadas, al no circunscribirse la misma a un supuesto de valoración en exclusiva, al tiempo que se regula la opción de evitar el ajuste secundario a través de la restitución patrimonial.
Se modifica, además, la documentación sobre operaciones vinculadas completando la simplificación de la destinada a entidades con un importe neto de la cifra de negocios inferior a 45 millones de euros y adaptándose al contenido establecido por la OCDE.

Mientras tanto, la OCDE continúa trabajando a un ritmo endiablado para culminar el proyecto de las BEPS. Así, se prevé que publicará las primeras guías sobre incentivos y comparables de precios de transferencia en el mes de julio de 2015.

Delegados de más de 90 jurisdicciones se han reunido en París en dos reuniones dedicadas a discutir soluciones a erosión de la base y el desplazamiento de beneficios (BEPS), que impulsa en la actualidad la OCDE y que tiene como fecha de conclusión el próximo mes de septiembre. El evento se centró en asuntos cubiertos por cuatro borradores de debate publicados en la que han sido incluidos los comentarios escritos sobre las acciones 8, 9 y 10 del Plan BEPS.

Más de 240 funcionarios tributarios discutieron en el Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información sobre las soluciones que se debe dar para lograr el fin de las prácticas tributarias agresivas de los grupos multinacionales, aprovechando las diferencias de tributación y las lagunas legales existentes entre los diferentes países del mundo.

De ahí, la importancia que se le ha dado a la inclusión de los países en desarrollo en el asentamiento de las bases para acabar con la doble no tributación de las multinacionales o con la desviación de los beneficios de los países en los que se obtienen hacia jurisdicciones de baja tributación. Los desafíos que afrontan y la experiencia adquirida por los países en desarrollo también jugaron un papel importante en la reunión del Grupo de Trabajo sobre fiscalidad y desarrollo.

Más de 400 esquemas de planificación fiscal agresiva tiene la OCDE almacenados en una base de datos confidencial mantenidos por subgrupo de países que son miembros del Grupo de Trabajo. Este Directorio de datos ha servido como base para publicar seis informes que se consideran fundamentales para contribuir al debate sobre las políticas a nivel internacional. Los proyectos recientes incluyen informes sobre las pérdidas corporativas en el sector bancario y sobre las iniciativas de divulgación y soluciones ante los desajustes que se detectan con el abuso de los híbridos.

También, la Comisión Europea presentó el pasado día 18 de marzo un paquete de medidas de transparencia encaminadas a abordar la evasión del impuesto de sociedades y la competencia fiscal perniciosa en la UE, que están en plena consonancia con el trabajo realizado en el proyecto BEPS y refleja la larga cooperación con la UE en esta materia.