La adjudicación a NYSE Euronext de la fijación del Libor deja sin resolver el problema de la metodología cuestionada

El conflicto entre los reguladores estadounidense y europeo sobre los tipos de referencia sigue abierto
Carlos Schwartz

Reino Unido anunció que a partir de 2014 el encargado de fijar el tipo de interés de referencia para la libra esterlina sobre el que se basan operaciones con un saldo vivo de más de 500 billones de libras, desde créditos sindicados hasta derivados, será la sociedad propietaria de mercados de renta variable, renta fija, futuros y derivados NYSE Euronext. La sociedad es propietaria del mercado de futuros London International Financial Futures Exchange (Liffe) y de bolsas europeas como las de Amsterdam, París y Lisboa a través de Euronext y el New York Stock Exchange en Estados Unidos. La decisión fue tomada tras analizar las ofertas de NYSE, London Stock Exchange y Markit. No deja de sorprender que Markit, que está acusada por la Comisaría de la Competencia de la Comisión Europea de haber colaborado en la obstrucción al desarrollo de la contratación de derivados en los mercados organizados, se haya presentado al concurso.

En todo caso la metodología que se utilizará seguirá siendo los tipos de interés comunicados por los bancos, que no son los tipos practicados sino los tipos a los cuales cada entidad considera posible de obtener financiación en el mercado interbancario de otros bancos.

Una fuente vinculada a los mercados de futuros señaló a ICNreport que: “Se parte del supuesto que un mercado no obtiene ninguna ventaja de manipular tipos de interés, con lo cual se la puede considerar información neutral”. La fuente por otra parte señaló que “la creación de un registro que permita a los reguladores la inspección de los tipos de interés comunicados por los bancos podrá servir para contrastar la veracidad de la información”. Sin embargo el regulador de los mercados de futuros en Estados Unidos, (CFTC, por sus siglas en inglés) mostró recientemente su oposición a que se mantuviera la metodología para la fijación del Libor. La razón central es que el mercado interbancario ha dejado de existir y los bancos sólo se prestan dinero entre si con garantía de activos bajo la forma de los denominados repos, con lo cual el tipo de referencia es “imaginario”.

El presidente de la CFTC, Gary Gensler, se manifestó a finales del pasado año en favor de una revisión radical de la forma de calcular el tipo de referencia utilizando indicadores objetivos y no lo que los bancos piensan que es su coste de financiación. En febrero la asociación británica de la banca (BBA), que tenía a su cargo la fijación del Libor mediante un panel de profesionales sobre la base de los datos entregados por las entidades colaboradoras anunció que renunciaba a esa labor aunque mantenía la actividad de forma provisional hasta la designación de un sustituto.

La convocatoria del concurso para el nuevo administrador del Libor y la selección del ganador estuvo a cargo del organismo independiente -Comité Asesor- creado por el regulador financiero británico (CFA) para revisar la metodología y fijación del tipo de referencia. El Comité Asesor está presidido por la baronesa Hogg. La brecha entre Estados Unidos y Reino Unido en este asunto es significativa porque la investigación sobre la manipulación de los tipos de interés de referencia que ha supuesto multas a varios bancos por unos 2.500 millones de dólares fue iniciada por la CFTC y retomada más tarde por reino Unido y Japón entre otros países. Pero el núcleo de la investigación fue iniciativa estadounidense. Es del orden de lo obvio que la cuestión de fondo es la ausencia de una metodología objetiva.

También es flagrante que se está fijando un tipo de referencia sobre unas operaciones que no se practican porque el mercado que las origina está inactivo desde 2008. De tal suerte que el único avance respecto de la manipulación es la entidad administradora. Es neutral. Es decir los bancos han dejado de fijar el tipo de referencia, pero siguen aportando los datos de acuerdo con lo que su “espíritu” les indica.

En Europa hasta el momento la única iniciativa en torno al Euro Interbank Offered Rate (Euribor) fue la anunciada el 19 de octubre de 2011 que informó sobre una investigación en los derivados sobre los tipos de interés del Euro. Desde entonces no se han registrado informes formales sobre el proceso de investigación. Sin embargo filtraciones de fuentes financieras indican que “la investigación sobre el Libor se ha hecho extensiva a la fijación del euribor”. El tipo de interés de referencia para el euro en el que se basan los créditos de la zona de la unión monetaria europea lo administra la Federación Europea de Banca, que está formada por las asociaciones de cada uno de los países de la unión.

En enero de este año la Asociación Europea de banca (EBA, por sus siglas en inglés) y la asociación europea de reguladores de los mercados organizados (ESMA) emitieron una serie de recomendaciones para una reforma del mecanismo de determinación del tipos de interés de referencia para la zona del euro. Las recomendaciones son el resultado de una investigación por parte de estos reguladores que encontró “insuficiencias” en la determinación del tipo de referencia. De hecho las recomendaciones lo que dejan claro es que el Euribor no está regulado por ningún organismo oficial. Tanto la EBA como la ESMA decidieron arbitrar mecanismos de supervisión sobre los tipos de referencia.

En todo caso el camino que ha abierto el regulador británico, la denominada Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por sus siglas en inglés), no parece una nueva y gloriosa vía para escapar a la manipulación de los tipos de referencia. Esa instancia queda para cuando se desarrolle una metodología que excluya la subjetividad. Está por verse si se llegará a ese momento en el futuro inmediato. El presidente del regulador británico consideras que el movimiento de designar a NYSE Euronext es suficiente para que el Libor recupere su prestigio. Si él lo dice...