Ya no hay extraordinarios

La banca no logra frenar el ritmo de caída del beneficio en el semestre

El dólar afecta a Santander y BBVA, Sabadell y Bankinter mejoran margen, Caixabank y Popular, más prudentes, esperan a la segunda parte del año
Juan José González

Entre mejor de lo previsto y algo peor de lo esperado parece que vayan a moverse los resultados del sector bancario en la primera mitad del año, y que si se cumplen algunas estimaciones de los más grandes grupos, se puede saldar con un ligero descenso de los ingresos y cerca del 20% de caída en el apartado de los beneficios. Las cuentas del semestre que en breve comenzarán a presentar las entidades, se comparan con las del mismo período del año antes, si bien hay un factor importante a tener en cuenta, como es que las entidades bancarias que pasarán a estar supervisadas por el Banco Central Europeo a partir de noviembre próximo, estaban muy condicionadas por la prueba de estrés, puesto que el BCE tomaba los datos a cierre de 2013 para llevar a cabo el `examen´, lo que obligó a presentar una determinada fotografía para la ocasión. La evolución del negocio a lo largo del año marcará, sin embargo, la pauta del análisis que utilizará el nuevo supervisor central. En todo caso, se mantienen, una vez más, los focos de preocupación sobre la morosidad así como sobre la solvencia de las entidades y su capacidad en estos meses para generar capital.

Los analistas avanzan, a modo de previsión, algunos resultados que los grandes grupos bancarios presentarán a partir de esta semana. Previsiones que tienen en cuenta el primer semestre del ejercicio, un período complejo y en el que las entidades deben superar varias pruebas como el pago de dividendos y la junta general de accionistas. Para el sector, medio ejercicio significa la base que hará posible cumplir con los objetivos marcados por el consejo. En esta ocasión, en este semestre, coinciden un escenario de recuperación económica y el seguimiento que el nuevo y futuro supervisor bancario viene haciendo desde el uno de enero del presente año. 

Respecto al primero, las cuentas del sector no parecen reflejar la misma recuperación que predica el Gobierno, si bien, como aseguran en una entidad financiera "los clientes preguntan cada vez más por créditos", que, sin duda, es una buena señal, a mitad de camino entre la incertidumbre y el optimismo. En cuanto al segundo, la sensación de sentirse observado por los técnicos del BCE obliga a extremar la precaución en todos los frentes del negocio. Lo que no impide que en su gestión se formen dos grupos de entidades: las que mejoran y las que retroceden en beneficios.

Según las previsiones de los analistas bancarios, Bankia, Sabadell, Bankinter y Santander son, por este orden, las entidades que logran mejorar posiciones respecto al mismo período de un año antes. En cambio, BBVA, Caixabank y Popular se apuntan los mayores retrocesos en sus resultados. Bankia sigue en racha de recuperación, con aumento de beneficios previstos cercanos al 100%. Resultados positivos de los que hay que descontar, por el momento, el préstamo subordinado procedente de su banco matriz. En la misma línea de recuperación se encuentra Sabadell, con fuerte avance de su resultado operativo que, tras aplicar menores provisiones y una mejora en los márgenes, comienza a recoger los primeros frutos de la integración de las entidades adquiridas en los últimos años.

Recuperación de márgenes también en el caso de Bankinter, que mejora sensiblemente su resultado operativo. Finalmente, Banco Santander apunta a que equilibrará más sus resultados y presentará un avance del beneficio por debajo del 10%, aunque los analistas destacan que no hay que perder de vista que se trata de un grupo cuyo negocio tiene en las divisas, en el tipo de cambio, una variable que no siempre se muestra a favor, que no siempre aporta sólo beneficios sino también algunos problemas, como ha sido el caso en la primera mitad del año. Por otro lado, el descenso en las provisiones de Santander ayuda, como en el caso del Sabadell y otros, a la mejoría de los resultados.

En el grupo de las entidades que retroceden, los analistas sitúan a BBVA, Caixabank y Banco Popular. Tres entidades pero con dos estrategias diferentes y que, en la comparación con la referencia del mismo período del año antes, reflejan que la ausencia de extraordinarios en esta mitad del ejercicio determinan una caída estimada en el beneficio de BBVA como también, por el mismo motivo -y siempre en opinión de las previsiones de los analistas- en el caso de Caixabank. El Banco Popular continúa en su línea de discreción y prudencia con fuertes provisiones, aunque sus cuentas, sin embargo, se muestren más débiles, como recogerá -en opinión de los analistas- su margen de interés.

Tanto el grupo de los que avanzan en resultados, como los que por estrategia son más prudentes, recibirán en los próximos meses el `veredicto´ de la supervisión europea del Banco Central, y que seguramente marcará los resultados de las entidades para el segundo semestre.