Conclusiones tras la Cumbre europea

La opinión pública critica que los ciudadanos paguen con recortes el rescate europeo al sector bancario

Aunque Rajoy intente vender el resultado de la Cumbre como una victoria, los lectores creen que sólo supondrá hacer pagar a `justos por pecadores´
ICNr

La cumbre de Bruselas que concluyó el pasado viernes dejó como balance una clara victoria para España y un respiro para el país, aunque una ayuda tan a la medida de Rajoy no saldrá gratis, y ese es un detalle que no se le escapó a la opinión pública. Europa ha abierto la puerta a la recapitalización directa de la banca española por parte del fondo de rescate a finales de año –cuando el BCE sea supervisor único de las entidades de la eurozona-, a través del actual Feef inicialmente –según los deseos de España-, y sin que el préstamo contabilice como deuda. A ello se suma que la ayuda del Eurogrupo no tenga carácter preferente relegando al resto de acreedores, y se autorizó además el uso `flexible´ del fondo de rescate para comprar deuda de países en apuros a partir de octubre. Tres muy buenas noticias, en definitiva, para el futuro de Estados como el español. Sin embargo, la opinión pública habla de nuevos sacrificios por parte de los ciudadanos para obtener un dinero que sólo servirá para salvar a la banca, y no a quienes cargan con el peso de la crisis. En definitiva, nuevamente `pagarán justos por pecadores´.

Las seis horas de reunión entre los miembros del Eurogrupo, en las que Rajoy y Monti llegaron a bloquear la aprobación de las conclusiones de la cumbre para exigir a Europa que apostara por defender la deuda pública, son prueba de la fuerte confrontación que generó el debate entre sus protagonistas. De ahí que la negociación se percibiera como un fracaso para Merkel, que perdió con ella algunas de sus grandes batallas. Europa se adapta al caso español, y así lo percibieron los internautas, aunque parte de esa renovación supone precisamente avanzar hacia la unión fiscal y aumentar el control hacia los Estados miembros por parte de la UE.

El primer paso es crear un mecanismo supervisor en el marco del BCE para romper el `círculo vicioso´ entre bancos y gobiernos. Pero, además de las modificaciones a las que se someterá Europa, existen ciertos aspectos sobre los que Rajoy deberá actuar cuanto antes si quiere acceder a la ayuda europea. Las medidas no son nuevas: se habla de elevar el IVA y los impuestos especiales –algo en lo que ya trabaja el Ejecutivo-, de ampliar la edad mínima de jubilación de los 65 a los 67 años, eliminar la deducción fiscal por compra de vivienda habitual, o llevar a cabo nuevos recortes en el salario de los funcionarios. Pero también de reducir las prestaciones por desempleo, reducir aún más el coste del despido improcedente y, sobre todo, de aumentar el control del gasto, especialmente el de las autonomías.

EL PRECIO DEL RESCATE

Los lectores, como en otras ocasiones, mostraron su oposición a este tipo de recetas. Especialmente contra aquellas que afectan directamente a la capacidad de consumo de los ciudadanos. La subida del IVA se corona como la más polémica de las medidas `anticrisis´ que propone Europa o el FMI. Y es que `subir el IVA sobre los elementos básicos cuando hay un desempleo de casi 25 por ciento en el nombre de rescatar nuestro corrupto sistema bancario con 50 mil millones de euros para sus malas inversiones´ sin rechistar no dice mucho de la inteligencia de la opinión pública, a juicio de los lectores. Los internautas aseguraron que `ciertas medidas parecen un auténtico despropósito contrario a cualquier lógica económica´. `Si se pretende reactivar el consumo, ¿cómo se hace si se bajan los sueldos y se sube el IVA, amén de otros impuestos?´, criticó un lector.

Los internautas hablaron de un Ejecutivo que está cometiendo `dos errores comunes´ en situaciones de déficit: incrementar los ingresos subiendo los impuestos, tasas o contribuciones especiales, y disminuir los gastos bajando el presupuesto. Y ello porque `todo lo que suba impuestos se traduce en menor renta disponible para el consumo y la inversión´, y porque se fija `todo el presupuesto como si todo fuese igual de importante para la economía nacional, y no es así´. Así, existen gastos improductivos cuya financiación persistente `sólo reduce PIB´, pero `también hay partidas que contribuyen al crecimiento del PIB, por poner varios ejemplos: la inversión en educación, I+D+I o infraestructuras necesarias para eliminar cuellos de botella en la producción privada´. recordó un lector.

También hubo críticas hacia la Administración, ese `monstruo de organización territorial insostenible, egoísta, insolidaria e ineficiente´ el que hablan los lectores, que genera un volumen de gasto que `no podremos pagar salvo endeudando a otra generación más´. En esta línea, se recordó que los recortes para pagar el salvamento de la banca `nos obligan igual a mantener el objetivo del déficit´. Y ello genera una pregunta: `si con estas medidas y después de salvar a la banca no se puede mantener el objetivo del déficit, ¿cuáles serán las siguientes?´ Y es que, tal y como se recordó en la red, la adopción de las reformas adoptadas hasta ahora `ya nos pone al límite de lo soportable´. Las pensiones, por ejemplo, `están 200 euros por debajo de la media europea y no pueden bajar. Además,  `hay 450.000 familias cuyo único ingreso es la pensión del abuelo´.

Por ello, la opinión pública censuró que nadie hable de cómo ayudar al ciudadano. `Sólo se habla de bancos, finanzas y deuda, pero al pueblo que lo está pasando tan mal, ¿quien le ayuda?´, criticó un lector, en la línea de muchos otros. Así, aunque resulta una victoria relativa que la deuda que genere el rescate la asuma la banca, y no el Estado, `son sólo números y sigue siendo más deuda´, tal y como comentó un internauta. Se recordó que el hecho de recapitalizar a la banca no es otra cosa que crear más `dinero-deuda´ que, por otra parte, si hubiera pesado en el Estado `ya sería inasumible´ y el país estaría `en suspensión de pagos´. A ello se suma que, como las condiciones que se impondrán a la banca `van a ser extremas´, los bancos seguirán sin conceder créditos, según señalaron algunos lectores.

Los internautas también se detuvieron en el principal problema económico del país: el fraude fiscal. Son muchos los lectores que no se cansan de recordar la importancia de moverse en este frente con mayor eficacia. Se piden medidas fuertes en este sentido y un cuerpo de inspectores mayor y más cualificado. Pero, además, los lectores hicieron referencia a la necesidad de aumentar el control en el marco de las Administraciones públicas. En este sentido, se propuso `actuar contra la corrupción, venga de donde venga´, y ello podría instrumentarse mediante la creación de un órgano de inspección anticurrupción, `como ya existen las de Hacienda y Trabajo, para que actúe de oficio y por sorpresa, proponiendo auditorías y mirando expedientes, por toda la Administración´.

Mientras, la única realidad es que el hecho de que Europa dé dinero directamente a los bancos a cambio de que se apliquen en España más medidas de  recortes implica que `Europa dé dinero directamente a los bancos a cambio de que el pueblo español lo devuelva´. Es decir, `los ciudadanos españoles damos ingentes cantidades de dinero a los bancos, o sea a empresas privadas´. Esa. Y no otra, es la percepción que tuvieron los internautas de la reunión del pasado viernes, aunque Rajoy `pretenda venderla como un éxito´.