OBSERVATORIO MERCADOS EXTERIORES

La recuperación de Irlanda depende de las exportaciones

CRÉDITO Y CAUCIÓN

La economía irlandesa se ha recuperado tras la profunda y prolongada recesión desde 2008 hasta 2010. Se prevé que el crecimiento económico haya alcanzado el 0,5% en 2012, un resultado mucho mejor que el registrado en el conjunto de la zona del euro.

Las previsiones apuntan a que esta recuperación se acelere en 2013, registrándose un crecimiento del PIB del 1,5%, un dato que, de nuevo, refleja un comportamiento relativamente robusto en comparación con el resto de la zona del euro. En este entorno, en 2013 prevemos que las insolvencias de empresas se estabilicen o incluso se reduzcan tras cinco años de aumento.

Los principales motores de este crecimiento son las exportaciones netas, que han sido el único componente que ha contribuido positivamente al PIB en los últimos años y que se espera que vuelvan a ser el principal motor en 2013. El consumo público y privado, junto con la inversión, están mejorando moderadamente tras las abruptas caídas de los últimos dos años.

El crecimiento de las exportaciones netas se debe principalmente a una reducción de los salarios y a reformas estructurales de la economía irlandesa que han mejorado la competitividad internacional del país en los últimos años. El hecho de que las importaciones se hayan reducido desde el inicio de la crisis económica también ha contribuido a esta circunstancia. Sin embargo, a pesar de que el crecimiento de las exportaciones es un dato positivo, teniendo en cuenta su importancia vital para la recuperación económica de Irlanda, esta importante dependencia también supone que la economía es vulnerable a los cambios en la confianza de los inversores internacionales y a la demanda mundial.

LA INFLACIÓN SEGUIRÁ RETROCEDIENDO EN 2013

La inflación se sitúa en niveles bajos, ya que todavía se están ajustando los salarios y los precios. Los precios más bajos, en comparación con la zona del euro y Reino Unido, también contribuyen a mejorar la competitividad internacional de Irlanda.

La economía irlandesa se ha visto seriamente afectada por la abrupta caída del precio de la vivienda, que ha causado graves dificultades a los bancos y a los hogares. Los precios de la vivienda parecen haberse estabilizado en el transcurso de 2012, lo que mejorará la confianza de los consumidores y los balances de las entidades financieras, pero una mejora más profunda del mercado inmobiliario es importante para una recuperación sostenible de Irlanda.

A pesar del rebote del crecimiento económico, a Irlanda todavía le queda un largo camino por delante para que su economía se recupere totalmente. La economía sigue estando un 10% por debajo de las cifras anteriores a la crisis, y su tamaño actual es similar al de 2004. La tasa de desempleo también sigue estando por encima del 14%, desde el 4,5% registrado en 2007, pero está empezando por fin a caer lentamente.

LAS FINANZAS PÚBLICAS SIGUEN SOMETIDAS A TENSIÓN

La posición financiera del gobierno sigue siendo preocupante, al haber aumentado la deuda pública desde el 25% del PIB en 2007 hasta el 115% del PIB en 2012, con un nuevo aumento previsto en 2013, hasta el 118% del PIB, debido al coste enorme del rescate público de numerosas entidades financieras llevado a cabo para evitar el derrumbe completo de la economía. El déficit presupuestario sigue siendo elevado y se prevé que se sitúe en torno al 7% del PIB en 2013, a pesar de los esfuerzos del gobierno por mejorar su posición financiera.

En noviembre de 2010, se acordó un programa de rescate del FMI/UE/BCE por valor de 85.000 millones de euros, condicionado a medidas de austeridad fiscal para reducir el déficit presupuestario de más del 30% del PIB en 2010 al 3% en 2015, impulsar la competencia en ámbitos protegidos como la práctica del derecho y la medicina y arreglar el sistema bancario. Una parte de estos fondos se empleó en la recapitalización de la banca, dando lugar a la titularidad pública de todos los bancos menos uno: el Bank of Ireland.

LOS INVERSORES HAN RECUPERADO LA CONFIANZA, SI BIEN PERSISTEN DUDAS

Los inversores internacionales parecen valorar las exhaustivas medidas adoptadas por el gobierno para restaurar la confianza y han recuperado su confianza en la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas. La rentabilidad de los bonos del Estado a 10 años ha caído hasta su nivel más bajo desde el segundo semestre de 2010 y está ahora por debajo del interés de los bonos españoles o italianos. El FMI también se muestra optimista respecto de las perspectivas de Irlanda, pero advierte de que es necesario mantener el apoyo de la UE.

No obstante, las agencias de calificación externas todavía no están totalmente convencidas de la mejora de la posición financiera del gobierno, y las calificaciones de las tres principales agencias externas siguen reflejando unas perspectivas negativas.

TENDENCIAS EN MATERIA DE INSOLVENCIAS

Según el Insolvency Journal.ie, sigue creciendo el número de quiebras de empresas, que suman un total de 1.684 en 2012, un aumento del 3% en relación con 2011 y del 10% en relación con los datos de 2010. La construcción y los sectores relacionados con la construcción representaron un 25% de la cifra total y las empresas del sector minorista un 13%. Las insolvencias en el sector de manufacturas aumentaron un 26%,  representando el 8% del total de las insolvencias. Una tendencia positiva fue el retroceso interanual del 16% registrado en el sector de la hostelería.