La banca europea cerrará 40.000 sucursales en tres años, según Kearney

ICNR
Estima que el sector debe reducir costes en unos 35.000 millones de euros, que en el caso español sitúa en hasta 3.000 millones.
El número de sucursales bancarias en Europa se reducirá en un 25% en los próximos tres años, que en la práctica equivale a cerrar una de cada cuatro oficinas, según un estudio realizado por Kearney.

El papel de las sucursales bancarias en su formato actual se está volviendo menos relevante para los clientes. Así, se prevé que el número de sucursales bancarias siga disminuyendo hasta la desaparición de hasta 40.000 oficinas bancarias en toda Europa en el próximo trienio.

Kearney explica que este ajuste variará según el país, ya que en los últimos años algunos mercados ya han recortado significativamente el número de sucursales, cuyo número total en 2019 no pasaba de 165.000 en toda Europa en 2019, frente a las 209.000 que había en 2014 y 240.000 en 2009.

La transformación digital del sector se ha vuelto más relevante. "La migración digital del sector es clave en términos de mejora de la experiencia del cliente y el necesario ahorro de costes para la banca", según el presidente de Kearney en España, Pedro Mateache.

La necesidad de realizar mayores inversiones en digitalización llevará a la banca a tener que recortar costes. Kearney calcula que la banca europea se enfrenta actualmente al reto de reducir sus costes en más de 35.000 millones de euros para aminorar el efecto de la crisis desencadenada por la pandemia. En el caso de España, esta cifra se sitúa entre 2.000 y 3.000 millones de euros.