BOLSERIAS

Las divisas son guerreras

El Ibex 35 baja 0,18% y cierra la semana en 10.720,8
Juan José González

Es posible que el cansancio causado por el numeroso volumen de acontecimientos en liza haya terminado por pasar factura en el ánimo de los inversores. Lo cierto es que la jornada se jugó a una sola carta en que se apostaba –descontaba- un indicador negativo a la petición semanal de subsidios de desempleo en EE UU. Indicador que tuvo dos lecturas, ya que al tiempo que se crea empleo en el sector privado, se destruye en cifras absolutas, dándose la paradoja de crecimiento económico con aumento de desempleo. Los inversores no creen que esta antinomia resulte positiva a medio plazo, así que se impone tomar precauciones y deshacerse de papel, pero sin perder posiciones en algunos interesantes refugios. La atmósfera que se respira en todos los mercados es 'pre-bélica', particularmente en las divisas, campo donde nadie parece predispuesto a ceder ni una milésima. El selectivo siguió al pie de la letra la lectura del desempleo en EE UU realizada por los europeos. Escaso volumen de negocio, hoy 1.600 millones y el Ibex avanza un 2,50% en la semana.
· COTIZACIONES
· Consejo de Ministros

Delicada situación con un fondo negativo. En este ambiente se desarrolló la última sesión de una semana con fuertes tensiones en los mercados de divisas, en una batalla en la que dólar, yen, yuan y euro se juegan algo más que los cambios. Los operadores se mantienen a la espera de las reacciones políticas que puedan generar estos movimientos, aunque se da por hecho que en caso de desacuerdo –situación actual- en los mercados cambiarios, la intervención de la Reserva Federal norteamericana intervendrá inyectando toda la liquidez necesaria para poner al dólar en la posición deseada. Para ello habrá que esperar a la reunión de la FED el próximo 3 de noviembre. Por tanto, hasta entonces, inestabilidad asegurada en los mercados de renta variable.

Las reuniones que el FMI y el grupo de países del G-7 pasaron a un segundo plano de la actualidad, a pesar de producirse en horas de mercado. El interés de los inversores se centra en el mercado de divisas y en el goteo de indicadores macro que pueden aportar pistas en el corto plazo. En la madrugada presentó resultado Alcoa, peor de lo esperado, lo que no fue óbice para que la compañía del aluminio cotizara con fuertes ganancias, y colaborando a que el resto del sector minero y otras empresas industriales consiguieran avances.

La apertura de la bolsa de Nueva York en equilibrio –o planas- sembró de dudas al batallón de inversores que esperaban ver un panorama algo más despejado. No fue así y el sector bancario y parte del energético consiguieron que los principales selectivos europeos registraran pérdidas al cierre de la sesión en el caso de Londres y Paris y ganancias en Francfort, mientras los tecnológicos, aseguradoras y mineras se situaban a la cabeza de los indicadores.

En el principal selectivo español, recortes generalizados para el sector bancario que recoge ganancias tras dos sesiones con avances. El impulso de Alcoa llega al Ibex de la mano de Arcelor Mittal y de las constructoras que, como OHL, Ferrovial, Sacyr o ACS consiguen cerrar en la cabeza de la tabla. Los blue chips del mercado español cedieron terreno, en mayor medida para Santander y BBVA, que finalizaron en el furgón escoba del selectivo, los energéticos Repsol e Iberdrola con ligeros recortes, y Telefónica, único peso pesado del selectivo que cerró la jornada con números verdes.

Los mercados de divisas se mantienen en la cresta de ola. Se aprecia la moneda única europea frente al dólar en un 0,12 % hasta marcar un cambio en 1,3935 $, y la onza de oro vive sobre los 1.340 $. Por su parte, el barril de petróleo Brent se paga en 81,72 $ y el dólar frente al yuan marcaba al cierre de los mercados un cambio en 81,78 unidades. El euribor repuntó ligeramente una milésima hasta el 1,473 %.