Caída del 11,2 por ciento interanual

Las provisiones que exige el Gobierno arrastrarán a la banca a una rebaja en el precio de la vivienda

El INE confirma un nuevo descenso en el precio de la vivienda durante el último trimestre de 2011, y ya van quince consecutivos
Los lectores creen que, lejos de tocar fondo, el ajuste se agudizará durante 2012: quienes tengan paciencia y esperen tendrán su recompensa
ICNr

Llegan nuevos datos sobre la compraventa de vivienda en España y, con ellos, se reaviva uno de los temas que más comentarios genera entre la opinión pública. Según las cifras que recogió ayer la prensa económica, extraídas de las estadísticas del Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios de la vivienda libre bajaron un 11,2 por ciento interanual en el cuarto trimestre de 2011 respecto al mismo periodo de 2010, lo que supone su mayor caída desde el primer trimestre de 2007. En total, ya son quince trimestres seguidos en descenso pero, para los lectores, no es suficiente. Sobre todo porque, gracias a las nuevas exigencias del provisiones marcadas por el Gobierno, las enttidades se verán obligadas a bajar el precio de sus inmuebles hasta situarlos en niveles realistas.

Las cifras del INE revelan que la vivienda usada reduce su precio más que la nueva. En concreto, el precio de  las casas de primer uso cayó un 8,5 por ciento en tasa interanual en el cuarto trimestre del pasado ejercicio -ahondando en 3,5 puntos la caída del tercer trimestre, que fue del 5 por ciento-, mientras la de segunda mano experimentó una reducción del 13,7 por ciento, es decir, una disminución de más de cuatro puntos respecto a la tasa registrada en el tercer trimestre (-9,6 por ciento). Del mismo modo, la caída no es igual en todas las comunidades autónomas: Madrid y Cataluña registraron los descensos más acusados.

El resumen del año deja como balance que en los cuatro trimestres de 2011, el precio de la vivienda se ha venido corrigiendo, con descensos del 4,1 por ciento en el primer trimestre, del 6,8 en el segundo, del 7,4 en el tercero y del 11,2 en el cuarto. En este marco, la opinión experta asegura que , señala en un comunicado al respecto de esta caída que `tras casi una década de burbuja que casi todos negaron, asistimos al desplome de los precios, que seguirán cayendo inexorablemente durante 2012´, tal y como aseguró Fernando encinar, jefe de estudios de idealista.com. Razón de más para que los internautas aseguraran que no tiene sentido lanzarse a la aventura de comprar vivienda en este momento. Aquí ocurre como en las rebajas: la primera tanda es siempre la de peor calidad y la de menor descuento. En este caso, los lectores esperarán hasta el límite para buscar la opción más favorable.

`La situación no mejorará durante este año y quizá el próximo, y los precios seguirán recuperando su media histórica, esto es, seguirán cayendo´, continúa Encinar, que se basa en los datos de precios de oferta que maneja esta web inmobiliaria. `Los vendedores deberán asumir nuevos ajustes y ahora hay que negociar lo que sea necesario, yendo incluso más allá de lo imaginable´. Por ahora, el índice acumulado de caída es de -21.13 por ciento, tal y como calcularon los internautas. A este dato, aseguraron, `aún le queda mucho margen de caída para llegar a los precios pre-burbuja´.

En este sentido, muchos internautas recordaron las declaraciones de los analistas que, desde hace meses, han venido hablando de que el ajuste en el precio de la vivienda había `tocado fondo´, augurando también subidas de los tipos de interés. `¿Qué fue de los nuncabajistas? ¿Se escondieron como ratas de alcantarilla? No hay burbuja, decían sin parar. Es buen momento para comprar, también decían y siguen diciendo ahora... por si cuela y pica algún pardillo´, resumió un internauta. Al contrario, para la opinión pública no hay nada de creíble en ese `comprad o os quedaréis sin casa´ ni en el `no volveréis a ver una oportunidad igual´. La realidad es que los lectores confían cada vez menos en las opiniones expertas y en los mensajes sectoriales, así como en la banca y los productos financieros en general.

Ya no se trata de que los ciudadanos tengan o no dinero para pagar el precio de los pisos -lo que también se traduce en que los precios tengan que bajar-, sino de que el coste de la vivienda no debe suponer un sacrificio tan elevado. Los lectores creen que se ha perdido el norte sobre el porcentaje de los ingresos que debe suponer la adquisición de una casa o el pago de un alquiler. `Con 1000 euros de sueldo se pueden pagar 500 de hipoteca, como mucho. Incluso si son dos sueldos, tienen que tener previsto que tarde o temprano uno de ellos irá al paro´, analizó un internauta: `Calculen lo que te dan de hipoteca a pagar 500 mensuales en treinta años... eso es lo que vale un piso, porque eso es lo que se puede pagar, y lo demás es un simple valor nominal porque nadie puede comprarlo´.

Además, `con la que ha caído, los avales de los padres se acabaron y la capacidad de ahorro de las familias para pagar una entrada está muy disminuida´. En definitiva, el precio de los pisos lo determina `el monto total que puedes conseguir de hipoteca´. Por eso, la opinión general tiene claro que los precios son tan irreales y se encuentran tan inflados que se encuentran a años luz de lo que los ciudadanos están dispuestos a asumir. `La paciencia va a hacer ahorrarse mucha hipoteca a muchos´.

MÁS PROVISIONES, PRECIOS MÁS BAJOS

Precisamente uno de los factores que podrían influir en que 2012 se convierta en el año de la caída en picado del precio de la vivienda está en las medidas financieras aprobadas por el Ejecutivo. La provisión que deben aplicar los bancos hará que `sin ser exagerados, sino realistas, la bajada del 2012 sea de mínimo un 30 por ciento respecto a precios de 2011´. En suma, `desde los máximos de 2007, la bajada será de aproximadamente un 60 por ciento, y más que bajará, así que mejor esperar para comprar´.

Estas previsiones, se ajusten más o menos a la realidad, provocaron fuertes reacciones en los lectores, que no entienden que el precio de la vivienda pudiera llegar a ser tan irreal. `Lo siento por toda la gente de bien que ahorrando poco a poco tuvieron que comprarse una vivienda para poder vivir en tiempos de burbuja, pero me alegro enormemente de las pérdidas de especuladores y banqueros que, por sus ansias de ganar dinero, han contribuido a que la crisis hoy en día sea tan grave en España´, se leyó en la red.

En todo caso, las cifras indican que `la caída, de momento, no tiene fin en el tiempo, es decir, deja entrever que será larga y tediosa´. Aunque hay que apuntar que la banca, con su gigantesco stock de viviendas acumuladas, se ha convertido en un `factor distorsionante´ de las cifras. En este sentido, hubo quien apuntó que, aunque es cierto que las entidades intentan quitarse de encima sus casas acumuladas, saben que recuperarán lo perdido por una vía u otra, de forma que `nunca aceptarán los errores cometidos´. Traducción: el precio de las viviendas acumuladas por la banca se rebajará suavemente porque este sector tiene más capacidad de aguante que el ciudadano. `Los precios irán bajando muy lentamente en función de lo que la gente pueda resistir: hay que pensar que, con esta caída, en el imaginario colectivo español caen también muchos mitos que no se digerirán hasta la siguiente generación´.

Y es que la vivienda para el español `es sagrada, y en el imaginario colectivo ha estado siempre que,  con la vivienda en propiedad el español tenia el ahorro asegurado, ha podido resistir inflaciones galopantes, devaluaciones, gobiernos corruptos, crisis periódicas de la economía nacional y que alrededor de la vivienda en propiedad se ha montado siempre red de asistencia familiar en un país donde la red asistencial estatal nada tenia que ver con la europea´.