Más de 750.000 asalariados no trabajan durante todo el año

ICNR
El pasado año, un total de 753.000 asalariados no acudieron ningún día a su puesto de trabajo, un aumento de 52.000 personas en relación a 2017, datos recopilados por el Adecco Group Institute y presentados este miércoles en el VIII Informe Adecco sobre Absentismo.
El coste total del este fenómeno, que hace mención al porcentaje de horas no trabajadas, sin contar vacaciones, festivos o jornada perdida a causa de los ERTE, asciende a 85.140 millones de euros, lo que representa un incremento interanual cercano al 10%. El absentismo marca un récord del 5,3%, según el Adecco Group Institute.

De los datos recogidos por Adecco se desprende que en España, durante 2018, se perdieron cada mes más de 100 millones de horas de trabajo, lo que en términos económicos significa 1.350 millones de euros, frente a los 1.250 millones relativos a 2017. Esta práctica ha supuesto durante el último ejercicio unos costes directos de 5.400 millones de euros, lo que representa el 0,4% del PIB. Por eso, ha reconocido Javier Blasco, director jurídico del Grupo Adecco, "la situación en torno al absentismo vuelve a ser preocupante".

Por el tipo de baja, el 85,5% se derivan de contingencias comunes, como las enfermedades o los accidentes no laborales. Esta cifra, que responde a 5.212.692 procesos, supone un incremento del 12,7% respecto a 2017. El coste del absentismo laboral en España alcanzó los 85.100 millones en 2018, un 10% más, según Adecco. En concreto, del total de procesos de baja laboral por incapacidad temporal, se desprende que casi 6 de cada 100 trabajadores no acudió a su puesto de trabajo, cifra que equivale a más de 1 millón de trabajadores.

Por género, las mujeres registran un mayor índice de bajas de más de 90 días que los hombres (3,99 frente al 2,42). Y en relación con la edad, el índice de baja por contingencia común disminuye a medida que se cumplen años. Entre los 16 y 24 años la cifra se sitúa en el 46,7%, y los mayores de 55 años se quedan en el 28,1%.

A nivel territorial, la tasa de absentismo crece en todas las Autonomías entre el año 2000 y 2018. De las 17 regiones, Cataluña y Cantabria son las únicas que se desvinculan de la tendencia alcista. País Vasco, Navarra, Asturias y Castilla y León son las zonas más perjudicadas. En las cuatro, de media, hay una pérdida de más de 100 horas anuales por asalariado por motivo de absentismo. Al otro lado, Baleares y Andalucía experimentan una pérdida por trabajador que no llega a las 70 horas.

Por sectores, la industria muestra la tasa de absentismo más elevada (5,6%), mientras que la construcción es la que mejores cifras tiene (3,6%). El sector servicios, por su parte, tiene una tasa que se coloca en el 5,4%.