Otra vez la amenaza de adelanto electoral

Alfonso Pajuelo
Esto de la corrupción se está poniendo realmente espeso. Las recientes sentencias se han convertido en un incentivo indiscutible para la aparición de colaboradores con la Justicia como única forma de atenuar unas penas de las que ya hay referencias y que son duras. Correa ya ha enseñado la patita y en el ‘caso Palau’ hay un voluntario y muy posiblemente habrá dos en breve. La cosa se pone realmente fea para el PP y CDC. Se complica con las sospechas sobre los recientes nombramientos de fiscales. Todo ello tendrá consecuencias más o menos inmediatas. Por lo pronto se multiplican las insinuaciones sobre un adelanto electoral por Rajoy y otro en Cataluña.

Todo indica que Rajoy ha elegido Murcia como test para decidir el adelanto. El resultado sería decisivo para afrontar unas generales con visos de victoria para el PP. El riesgo existe pero es asumible por un PP agobiado por los tribunales de justicia y con consecuencias imprevisibles. El adelanto pillaría a Ciudadanos y PSOE con el pie cambiado, especialmente a los socialistas que podrían enfrentarse a una debacle sin precedentes vistos los preliminares de las primarias.