Repsol busca el acuerdo amistoso con Sinopec por el litigio de 4.900 millones de euros

ICNR
La energética ha entablado conversaciones con el gigante chino Sinopec para tratar de resolver un conflicto que asciende a dos veces el beneficio que obtuvo en 2018, el mejor ejercicio en ocho años.
La petrolera propone un pacto a la multinacional asiática para evitar que sea un tribunal de arbitraje el que dirima una reclamación de 4.900 millones de euros por unos activos que la española adquirió en 2015 en Reino Unido cuando se hizo con el control de la canadiense Talisman.

Antes de que se emita el laudo arbitral, Repsol y Sinopec se han sentado para alcanzar un acuerdo extrajudicial dado que, curiosamente, este negocio en el Reino Unido ha empezado a dar resultados positivos y el año pasado ya aportó 678 millones de euros de beneficio, más de dos veces que lo que obtuvieron en Brasil (272 millones). De hecho, la española había provisionado 1.515 millones por este negocio británico, al que llegó a otorgar un valor cero. Pero en las últimas cuentas de 2018 aseguraba que su patrimonio neto era de 1.419 millones.