Repsol reordena su cúpula: separa el negocio de refino de la electricidad

ICNR
La reorganización supondrá la aparición de una tercera gran división de negocio en la petrolera. Frente al modelo de dos direcciones generales de exploración y producción y refino y marketing, la petrolera ha decidido dividir los negocios de esta última área en dos nuevas direcciones: la Dirección General de Negocios Comerciales y Química y la Dirección Ejecutiva de Negocios Industriales y Trading.
El último Consejo de Administración de la petrolera de 2018 dio luz verde a este cambio organizativo orientado a favorecer una mayor capacidad de ejecución de la estrategia de la compañía hasta 2020 que fija objetivos de crecimiento muy ambiciosos para los negocios de electricidad y gas o el químico.

Los negocios de Downstream (Refino, Química, Marketing, Lubricantes, Trading, GLP y Gas & Power) priorizarán así adecuadamente los desafíos establecidos en la estrategia de la petrolera a 2020.

La hasta ahora directora general de Downstream y recientemente nombrada presidenta de Repsol Electricidad y Gas, María Victoria Zingoni, liderará desde la Dirección General de Negocios Comerciales y Química el crecimiento y la transformación de Repsol en el marco de la transición energética, priorizando el desarrollo de los nuevos negocios bajos en carbono e internacionales, haciendo que el cliente se sitúe en el centro de todas las decisiones y procesos, y desarrollando nuevos productos y servicios energéticos y de movilidad.

Zingoni se encargará así de algunas de las áreas de mayor crecimiento como son el negocio eléctrico y de gas minorista, donde pretenden alcanzar los 2,5 millones de clientes, pero también de la expansión de mercados en el negocio de los lubricantes, donde la petrolera está trabajando para abrir nuevas áreas de negocio.

Por su parte, Juan Antonio Carrillo de Albornoz, que se incorpora al Comité Ejecutivo de la compañía, estará al frente de la Dirección Ejecutiva de Negocios Industriales y Trading con el reto de mantener la excelencia de los activos industriales de Repsol -es decir los seis grandes complejos de la compañía- e impulsar el desarrollo del área de Trading, avanzar en la digitalización y maximizar la eficiencia de las operaciones.

Carrillo de Albornoz tiene como objetivo incrementar notablemente las ventas de gas natural hasta alcanzar una cuota de mercado del 15% en 2025. Pese a que la compañía se está desconectando lentamente del contrato que mantenía con Naturgy (de alrededor de 2 bcm de gas al año).

Culminan su andadura profesional en Repsol Juan Carlos Ruiz Dorado (director ejecutivo de Química) e Ignacio Egea (vicepresidente de la Fundación Repsol). Al primero le sustituye Jose Luis Bernal, que hasta ahora era director ejecutivo adjunto de Química. Y al segundo, Antonio Calçada, hasta ahora director ejecutivo de Marketing, que ha sido nombrado director general de la Fundación Repsol, y que pasa a reportar a Antonio Brufau, presidente de Repsol y de la Fundación Repsol.

A Calçada le sustituye Miguel Ángel Apoita, hasta ahora director ejecutivo de Nuevos Negocios Comerciales, y a partir de ahora director ejecutivo de Movilidad, quien reportará a María Victoria Zingoni.

Jaime Fernández-Cuesta, hasta ahora director ejecutivo de GLP, asume la Dirección Ejecutiva de Repsol Perú. Le sustituye Carmen Muñoz, hasta ahora directora de Fidelización y Pricing.

Los cambios buscan poner el foco en las áreas de crecimiento, como todo lo relacionado con la movilidad y la química; y mantener la excelencia que ha caracterizado a Repsol en los últimos años en sus actividades industriales, con refinerías modernas (con inversiones acometidas hace bien poco en La Pampilla, en Perú, así como en Cartagena y Petronor) y adaptadas a las necesidades actuales y futuras.

Estos cambios se suman al ajuste realizado el año pasado en el que el director financiero, Miguel Martínez, fue sustituido por Antonio Lorenzo.