Santander no dejará sin servicio los pueblos, a los que destinará una red de agentes

ICNR
El banco ha decidido que los pueblos no se queden sin oficinas, para lo que reforzará un 25% la red de agentes. Es la primera iniciativa en este sentido y por la que el banco traspasará 221 locales a gestores financieros externos cuyo censo rebasará así los 800.
La medida se aplica coincidiendo con el cierre de sucursales tras absorber el Popular, para garantizar el servicio a sus clientes en muchos municipios. La entidad tiene previsto 'traspasar' la gestión de 221 de las 1.150 oficinas incluidas en el plan de clausuras a gestores financieros externos y su número se elevará así desde los 600 actuales a más de 800, indican fuentes sindicales.

El recurso a esta categoría de profesional se ha extendido en la banca para evitar descuidar a clientes en municipios donde clausuraban las oficinas, pero su uso, también en el Santander, viene de lejos. Se trata de profesionales autónomos a los que se les expide una licencia como 'agente colaborador', con capacidad para abrir cuentas, solicitar tarjetas, contratar productos aseguradores o de inversión, ayudar en la contratación de préstamos y que en muchos casos cuentan también con cajeros automáticos instalados por la entidad.