El Ibex baja 3,2% en la semana

Un juego muy arriesgado

Juan José González
Después de cuatro jornadas seguidas de caídas, el selectivo español se empeñó en cerrar la semana en positivo con una subida en la sesión del viernes del 2,04%, lo que no evitó que el balance semanal fuera negativo un 3,2%. Febrero se salda con una retroceso del 5,6% que eleva las pérdidas anuales hasta el 13,45%.

Los inversores descubrieron que detrás de los indicadores económicos conocidos en abundancia a lo largo de la semana, y de los resultados empresariales, una verdadera avalancha, casi imposible de interpretar y de difícil digestión analítica, se esconden auténticos problemas estructurales de difícil solución a corto y medio plazo.

Malestar en la evolución económica española, con signos de recesión, mientras las economías del resto de Europa parecen recuperarse. Dudas en el mercado norteamericano que presenta indicadores variopintos, desde un aumento en el consumo privado hasta un retroceso en el empleo. El resultado es un mercado que vivió una semana en medio de una pesadilla donde se mantiene de fondo la incertidumbre sobre la solución a los problemas griegos, una espada de Damocles permanente sobre el futuro de Europa.

Telefónica, Repsol, Iberdrola y Endesa presentaron cuentas anuales. En líneas generales se puede afirmar que resultan mejor de lo esperado y crean el fondo necesario para aportar mayor confianza en el futuro inmediato del mercado español. Un mercado que parece haber perdido una buena parte de su atractivo ante las muestras evidentes de las dudas y falta de decisión de las autoridades económicas españolas. Las incertidumbres en este mercado se saldan con la mayor caída de los selectivos europeos. Unos recelos y debilidad financiera que se refleja fielmente en la rentabilidad del bono a diez años.

La próxima semana
Así las cosas, los inversores afrontan una nueva semana que da inicio al mes de marzo con dos protagonistas económicos: las cifras de paro en España y el PIB de la zona euro correspondiente este último al cuarto trimestre de 2009. En EE UU se publicarán igualmente, las cifras de desempleo de febrero, mientras en la zona euro se harán públicas las correspondientes a enero. Los resultados empresariales continuarán siendo numerosos en la semana, aunque la atención principal se seguirá centrando en las posturas de los socios europeos en la espinosa situación griega, así como la creciente preocupación por las hipótesis de contagio.