Una advertencia de menores ingresos de Apple para el último trimestre de 2018 provoca una estampida

Los títulos de la empresa sufren una caída récord y contagian a las tecnológicas un clima bajista
Carlos Schwartz
Apple anunció por primera vez en casi 16 años una corrección a la baja de sus previsiones de ingresos para el último trimestre del año, el más importante para la empresa. El anuncio provocó una estampida que hizo caer las acciones de la empresa un 9% en la jornada del mercado. El efecto se trasladó al Nasdaq Composite con una fuerte ponderación del sector tecnológico y el índice caía un 2,4% mientras que el S&P 500 retrocedía un 2%. La empresa dijo que la corrección de sus previsiones se debía a menores ventas en China de telefonía y ordenadores. Sin embargo hay un responsable directo de este desempeño en el mercado: el iPhone, que representa el principal componente de los ingresos de Apple y cuyas ventas en China que -representan normalmente hasta un 20% del total de las ventas globales- han sido malas. El público se ha orientado por mantener su terminal y mirar los desorbitados precios del iPhone como una valla difícil de superar en condiciones de gran adversidad económica en el país.
El clima económico es malo, de acuerdo con el testimonio de fuentes cercanas a la industria del automóvil que el año pasado registró hasta noviembre una caída del 2% de las ventas. El mercado ha dictado sentencia contra la economía de China teniendo en cuenta que los índices de la industria manufacturera del país han reflejado una caída. El índice de los gerentes de compra (PMI, por sus siglas en inglés) se contrajo en diciembre por primera vez en dos años marcando 49,4 siendo 50 una tendencia al crecimiento, y por debajo de esta cifra mágica una desaceleración de la producción. 

Las brumas que se depositan sobre el horizonte chino incluyen las fábricas de coches paradas junto con la menor actividad industrial. Apple esperaba ingresos en la banda de los 89.000 a los 94.000 millones de dólares, lo que suponía un incremento en la facturación del 5% respecto del año anterior. Por el contrario la empresa dijo que la cifra estaría en torno a los 84.000 millones de dólares, lo que representa una caída también del 5% respecto de las cifras del año pasado.

El anuncio de la tecnológica tuvo un efecto inmediato sobre la cotización de fabricantes que tienen contratos con la multinacional como las industrias de chips o fabricantes del iPhone como es el caso de Foxconn que cayó el 1,7% en Asia. Otros colaboradores menores como AAC Technologies o Sunny Optical cayeron el 5,47% y el 6,7% respectivamente.

El fabricante británico de chips Dialog Semiconductor que cotiza en Fráncfort cayó más de un 8%. El rival Samsung, además importante fabricante de semiconductores, cayó un 3%. La cadena de caídas está directamente relacionada con la situación económica de China y el temor que se registre en ese mercado una fuerte corrección entre las tecnológicas que se extienda a otros mercados.

En agosto, Apple se convirtió en la primer empresa de Estados Unidos en registrar una capitalización de mercado de un billón de dólares. Pero el sueño se convirtió en pesadilla a poco de andar. Desde la inflexión del mercado para sus acciones, en octubre, la empresa perdió 300.000 millones en capitalización sin contar el daño sufrido con la nueva caída de cerca del 9% esta semana. La extensión de la onda, que ha tocado a muchos fabricantes de componentes, tiene que ver con el temor a que la electrónica de consumo sufra un revés serio con el deterioro de la situación económica en China. Aunque los más escépticos lo que apuntan es que el deterioro económico de China es sólo la punta del iceberg, y que las economías avanzadas están tan comprometidas como ls emergentes.

El presidente de la empresa Tim Cooke defendió las perspectivas de Apple en una carta a los accionistas en la que señala que la empresa ahora es menos dependiente de un solo producto estrella, puesto que ha diversificado sus fuentes de ingresos y actualmente tiene importantes ingresos por la venta de música, por ejemplo.

Pero la argumentación no convenció a nadie por el simple hecho que el grueso del valor añadido por Apple está en la producción industrial de sus equipos desde el iPhone hasta el iPad pasando por los ordenadores portátiles y de sobremesa. Los rumores de que Apple había reducido los volúmenes encargados a los fabricantes de terminales y de componentes, al comenzar el último trimestre el año pasado, ya habían hecho mella en la cotización de sus acciones. Mientras tanto algunos analistas se han centrado en la cuestión del precio de los productos de Apple, en especial en el caso del iPhone. Consideran que es una estrategia agotada, no sólo por la menor capacidad adquisitiva, sino porque la tendencia del consumidor es a extender la vida media de su teléfono.

“Los resultados desalentadores en China sugieren que la política de altos precios de Apple va a encontrar resistencias en otros mercados a escala internacional, en particular si entramos en un periodo de mayor debilidad económica”, afirman en una nota los analistas del banco de negocios Jefferies. El iPhone con el precio más bajo, el XR, se puede comprar en China a partir de 945 dólares. Un modelo competidor de Huawei Technologies, el Mate 20 también lanzado al mercado el año pasado, cuesta casi la mitad. Otras empresas suministradoras de Apple que sufrieron las consecuencias de esta lucha por el mercado son Micron Technology que cayó un 3%, Cirrus Logic que cayó un 6,4%, y Lumentum Holdings que bajó un 8,2%. La estrella de las tecnológicas ha perdido brillo este año mientras los usuarios de terminales móviles, tabletas y ordenadores no ven sentido a superar la barrera del precio de Apple.

Puede que Apple sea sólo un síntoma de problemas económicos en ciernes más graves, que hay cierta preocupación en este sentido se ha notado en la cotización de empresas como Burberry y Kering, la propietaria de Gucci e Yves Saint Laurent, ambas cayeron un 3%. Es decir que el lujo puede pasar por algún apuro, un hecho que no se percibió en la crisis del 2008.