BOLSERIAS

Vientos de corrección

El Ibex 35 baja 0,67% y cierra en los 10.797,8 puntos
Juan José González

Los últimos coletazos que están proporcionando los resultados empresariales, siguen siendo el único alimento que llega a los mercados de renta variable. Al menos, esta es la sensación de los operadores y compradores que calculan a diario  las jornadas que restan para conocer la cuantía de la inyección de dinero que prepara la reserva de EE UU. Los inversores viven las últimas horas bajo tregua en el mercado de divisas, tras ser aplacados sus ánimos el pasado fin de semana. Se vive al día y los indicadores inmobiliarios siguen marcando la pauta de una situación de lento, muy lento, abandono de la recesión. Ahora cotizan con fuerza, pero a la baja, cualquier escenario donde esté presente una entidad financiera. El selectivo español sabe de eso. Y los europeos también, pero las sospechas de mayor calado recaen sobre los bancos españoles, pues se sigue sin confiar en que los impagados y morosos sean realmente los que son.
· COTIZACIONES

La inestabilidad de los mercados de renta variable alcanza a todos los sectores de inversión. Da igual que se hayan publicado buenos resultados que malos, pues analistas e inversores sólo están dispuestos a escuchar previsiones. Y estas deben ser positivas, de lo contrario sucede que los operadores sacan las uñas ante un Arcelor Mittal, la primer productor de acero del mundo, que con un fuerte crecimiento de los beneficios en el tercer trimestre, esta obligado a confirmar que la demanda bajará a fin de año y que sus costes no se contienen. La compañía cede con fuerza y allí donde cotiza acaba por cargarse cualquier atisbo de avance.

Wall Street comenzó cotizando a la baja por un indicador inmobiliario –precios de la vivienda en las principales ciudades de EE UU- que en agosto se mostraba débil aunque anualizado no resulte tan negativo. La confianza del consumidor para octubre, el segundo indicador que llegó a aquel mercado, resultó mejor de los previsto, dando una señal de confianza y optimismo que, sin embargo, el mercado recibió con división de opiniones. Apertura a la baja de Nueva York que fue acusada por los selectivos europeos, con numerosas dudas a pesar de conocer en la mañana un buen indicador GfK que recoge la confianza del consumidor alemán y que viene a decir que, para noviembre las cosas mejorarán.

En el principal selectivo español, Arcelor y Gamesa terminaron por decidir un cierre en negativo, donde la volatilidad y bajo volumen de negocio pueden ser citados de nuevo, una vez más, como características de un mercado a la expectativa. Abertis, Acciona e Iberia salvaron la jornada finalizando en positivo, con leves avances.
El grupo de los cinco valores con mayor peso del Ibex, cerró sin grandes novedades respecto a la sesión precedente. Mayor avance de las energéticas que sitúan a Iberdrola en la parte alta del selectivo. BBVA, Repsol y Telefónica concluyen la sesión en terreno de nadie hacia la mitad de la tabla y, finalmente, Banco Santander regresa a la sacrificada situación de pérdidas y se sitúa en la parte baja de la tabla de cotizaciones.

Con los mercados norteamericanos pendientes de tomar una decisión respecto a qué rumbo tomar, las campanas de los mercados de Europa cerraban en la antesala de darse la vuelta para asistir a la compra de títulos al final de la jornada. Cierre negativo para Paris, Londres y Francfort que decidieron seguir el mismo camino que el mercado español, aunque sea por otros motivos.

En el mercado de divisas, el euro no resistió los ataques del dólar, frente al que se cambiaba a media sesión por 1,3950 unidades, para retroceder al final de la sesión en 1,3861 $. En el mercado de materias primas, recortes del 0,82 % para la onza de oro que se compraba y vendía por 1.334 $. El barril de petróleo Brent había comenzado la jornada a la baja en 83,33 $ y mejoraba a lo largo de la sesión, alcanzando al final los 83,75 $.

El euribor marcó récord en la jornada con una subida de ocho milésimas hasta 1,529 %, la tasa diaria más alta desde junio de 2009 y octava subida consecutiva. Mejora el riesgo país se estabiliza y reduce hasta los 156 puntos básicos, aunque hoy el Tesoro haya debido pagar por los 3.183 millones colocados, un precio mayor por la subasta de Letras del Tesoro a 3 y 6 meses, a un tipo mayor que la anterior subasta. La rentabilidad del bono español a diez años se sitúa en 4,07 %.