edición: 2943 , Miércoles, 8 abril 2020
Socializar temporalmente dividendos

Dudas sobre cómo podrá afrontar el Estado las deudas de la crisis en solitario

logo En Alemania le dan vueltas a una idea: retener una parte de los dividendos de las grandes automovilísticas para acometer los fuertes gastos en inversión sanitaria

Juan José González
Un nuevo movimiento en el mundo empresarial parece percibirse a raíz de algunas reacciones institucionales de estos últimos días en relación al reparto de dividendos en épocas de crisis. Sin ir más lejos, la pandemia, la crisis sanitaria que se presenta como antesala de una crisis mayor, una recesión que nos restará un año al menos de crecimiento, una caída colosal y abrupta de los ingresos, de los beneficios, del empleo, etc, es el escenario en el que nace esa nueva crítica social hacia algunas de las grandes compañías que en estos días de regulaciones laborales entre ERTEs y EREs han mantenido inalterable la política de reparto de dividendos. En España ha sido el sector bancario y en parte el eléctrico los que han sabido entender de forma inteligente que la exigencia de la sociedad pasa en un momento como el actual por un aumento de la solidaridad antes que por un aumento del dividendo. Y ni siquiera el mantenimiento de la remuneración a los accionistas, un derecho de los accionistas y una obligación de las sociedades, parece tener en estos momentos mayor justificación dado que se trata de una situación excepcional, de un territorio inexplorado en el que habrá que ir avanzando conforme pasan las semanas. El sector bancario español reaccionó de forma inmediata, con rebaja de bonus y recortes de salarios a la dirección y otros colectivos numerosos.
Leer más...

La cascada de degradaciones de deuda cambia la fisonomía de los mercados para las empresas

logo Las agencias recortan calificaciones de forma acelerada y provocan problemas corporativos

Carlos Schwartz
Las agencias de calificación de riesgos han procedido a descargar el hacha de forma generalizada sin esperar a ver cuál es el horizonte de la presente crisis, creando una cadena de problemas en los mercados de deuda corporativa. Esos mercados se dividen en franjas de acuerdo con la calidad del emisor. El nivel más alto, más fiable para el inversor, es el denominado grado de inversión o 'investment grade' por su calificativo inglés. Dentro de este hay variedades desde triple A hasta triple B en los casos de Moody's y Fitch o Baa3 para S&P. De ahí para abajo se entra en la categoría de bonos de alta rentabilidad, es decir los clasificados por debajo de esos estándares que deben pagar más para incitar a su adquisición por los inversores. La degradación de la calificación de Ford por Moody's y S&P ha enviado 36.000 millones de dólares en bonos al mercado denominado de bonos basura. Ford y General Motors vieron su calificación degradada en vísperas de la crisis financiera internacional y recién recuperaron su grado de inversión en 2012. Ahora es imprevisible cuando se podrá recuperar Ford. Este ejemplo es especialmente relevante porque al dar los resultados del último trimestre de 2019 el director financiero de la empresa señaló que se afirmaban en la solidez de su balance para preservar la calificación de crédito y consideraba a la empresa en buena posición para hacer frente a una nueva recesión.
Leer más...

Toque de Tentenublo

Cuidado con las reglas de juego

Para bien o para mal, los ciudadanos percibimos estos días una mayor influencia del Estado en todos los ámbitos de la sociedad, de nuestra vida diaria. Sólo hay que ver el conjunto de medidas que viene adoptando el Gobierno de Pedro Sánchez en materia laboral y económica, así como en otras áreas que hasta la irrupción de la crisis no habían sido antes materia de intervención del sector público. Lo cierto es que la presencia del Estado en ámbitos de decisión cada vez mayores parece haberse hecho presente y fuerte, lo que lleva a sospechar sobre el tiempo de permanencia o a dudar acerca de una futura reversión.

En la confianza de que las aguas volverán a su cauce cuando finalice el estado de alarma y la crisis sanitaria sea un mal recuerdo para todos, habría que solicitar al Gobierno actual, coalición integrada por dos partidos que gustan en extremo del intervencionismo estatal, un compromiso, una declaración de intenciones que despejase alguna incertidumbre creada en las últimas semanas por algunos de sus miembros más destacados y que podrían llevar a una confusión real del alcance y de los límites de la actuación del Estado. Que el estado de necesidad habilite temporalmente al Gobierno a intervenir en el mercado no significa que ese sea su espacio natural, como tampoco que tenga que saltarse las reglas de la economía libre. Ya se sabe de la dificultad para abandonar las plazas tomadas al enemigo por la fuerza.

Leer más...
Observatorios

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...